La cifra de evacuados por un fuerte temporal de lluvia y vientos que azotó a Uruguay durante una semana sigue en aumento, y el saldo provisorio hasta la mañana de este viernes era de 12.000 personas que dejaron sus hogares, además de los nueve muertos que dejó el fenómeno.

El número de personas desplazadas por motu propio o evacuadas por las autoridades alcanzó a 12.058 según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).

La mayoría de las víctimas (cinco), perdieron la vida tras el tornado que el viernes pasado arrasó la ciudad de Dolores (265 km al oeste de Montevideo).

Otras personas murieron arrastradas por las fuertes corrientes producto de crecidas de ríos y arroyos.

El balance es particularmente alto en la historia de los fenómenos naturales que han afectado a Uruguay, un país de clima templado.

Las lluvias no dieron tregua en los últimos días y la cifra de evacuados no deja de aumentar.

El martes el número era de 4.000 y en cuatro días se triplicó en 18 de los 19 departamentos del país.

El departamento más afectado es Durazno (centro) con casi 3.400 evacuados, seguido por Colonia (suroeste) con 1.650.

El gobierno creó una Junta Nacional de Riesgos para acometer la reconstrucción de Dolores.

Las iniciativas privadas para recolectar donaciones se multiplican en todo el país, ante el impacto que provocaron las imágenes de destrucción, principalmente en esa localidad agraria.