• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Chipre no tiene intención de dejar el euro

Nicos Anastasiades dijo que las restricciones a los movimientos bancarios impuestas esta semana serán levantadas gradualmente, aunque no dio una fecha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Chipre dijo el viernes que el riesgo de una bancarrota nacional está contenido y que el país no tiene intención de dejar el euro, en un discurso repleto de críticas a la unión monetaria de Europa por "experimentar" con el destino de la isla.

El conservador Nicos Anastasiades habló al día siguiente de la reapertura de los bancos tras un cierre de casi dos semanas que buscaba evitar una fuga de depósitos de los preocupados chipriotas y los extranjeros adinerados mientras el país se apresuraba para conseguir un rescate de la Unión Europea.

Anastasiades dijo que las restricciones a los movimientos bancarios impuestas esta semana - sin precedentes desde que el euro comenzó a circular en 2002 - serán levantadas gradualmente, aunque no dio una fecha.

Las dificultades chipriotas han conmocionado a la debilitada eurozona y la imposición de controles sobre el capital ha llevado a algunos economistas a advertir de que podría surgir un "euro chipriota" de segunda clase, con los fondos atrapados en la isla valiendo menos que aquellos que puedan gastarse libremente en el exterior.

En un discurso ante funcionarios pronunciado en la capital, Nicosia, Anastasiades criticó a las autoridades bancarias tanto de Chipre como de Europa por inundar de dinero un banco chipriota incapacitado que ahora podría cerrar, según lo acordado en el plan de rescate por 10.000 millones de euros que evitó el riesgo inmediato de un colapso financiero.

"¿Qué grado de seriedad tuvieron esas autoridades que permitieron la financiación de un banco en bancarrota hasta la cantidad más elevada posible?" preguntó.

"No quiero decir más", añadió. "Este no es el momento de decir quién tiene más o menos culpa".

Anastasiades consiguió el acuerdo de última hora en Bruselas hace cinco días, pero ha afrontado numerosas críticas en casa de unos ciudadanos airados por su coste: la desaparición del segundo mayor banco de la isla, Cyprus Popular Bank o Laiki, y una quita sobre los depósitos superiores a 100.000 euros que podría poner punto final a la existencia de Chipre como centro financiero.

La isla también afronta fuertes pérdidas de empleos y una profunda recesión.