• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

China se prepara para decidir nuevo liderato

Las fechas para el Congreso, que se celebra cada cinco años a mediados de octubre, debían haber sido anunciadas ya. En congresos anteriores, las fechas fueron anunciadas en agosto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año turbulento y extraño en la política de China parecía entrar en su recta final, con la cúpula del gobernante Partido Comunista a punto de reunirse para decidir una lista de nuevos líderes y la suerte de un colega en desgracia.

Una esperada reunión del buró político del partido comunista pudiera ocurrir tan pronto como el viernes, dijeron académicos y analistas bien informados. Más adelante, se espera que la prensa anuncie fechas para un congreso del partido, un evento crucial para la instauración de un nuevo liderato.

Las fechas para el Congreso, que se celebra cada cinco años a mediados de octubre, debían haber sido anunciadas ya. En congresos anteriores, las fechas fueron anunciadas en agosto.

La demora es otra señal del caos sobre una transición de poder que se ha vuelto contenciosa pese a los esfuerzos de la cúpula partidista de mostrar unidad.

"¿Es algo sin precedentes? No. ¿Es inusual? Sí", dijo de la demora el ex subsecretario de Estado norteamericano Richard Armitage.

"Simplemente crea interrogantes entre quienes observan China y tratan de entender qué está sucediendo", dijo Armitage en un fórum académico esta semana en Washington.

El político caído en desgracia Bo Xilai ha sido el punto focal de gran parte de la turbulencia, que ha incluido un asesinato, corrupción, dos juicios prominentes y un accidente automovilístico fatal, todos los cuales expusieron intensas peleas internas entre una cúpula que prefiere el secreto.

Todo comenzó cuando un colaborador cercano de Bo reveló que la esposa de su jefe había asesinado a un empresario británico. Bo fue expulsado como líder del partido en la ciudad de Chongqing, su esposa, Gu Kailai, recibió sentencia suspendida de muerte tras confesar el asesinato y el colaborador, el jefe policial de Chongqing, Wang Lijun, fue condenado a 15 años de prisión por encubrir inicialmente el crimen y otros delitos.