• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

China apuesta por la diplomacia para evitar una indeseada guerra en Corea

El anuncio de Pyongyang es la más reciente de una serie de amenazas de Corea del Norte, recibidas con duras advertencias de Corea del Sur y Estados Unidos y que preocupan al mundo | Foto: Agencias

El anuncio de Pyongyang es la más reciente de una serie de amenazas de Corea del Norte, recibidas con duras advertencias de Corea del Sur y Estados Unidos y que preocupan al mundo | Foto: Agencias

Efe realiza un análisis sobre el papel de el gigante asiático frente a una posible guerra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras Corea del Norte lanza casi diariamente amenazas de tono bélico contra Seúl y Washington, China, principal aliado de Pyongyang, apuesta por la vía diplomática para evitar un conflicto que le colocaría en una delicada situación con sus socios Estados Unidos y Corea del Sur.

"No queremos ninguna guerra o caos en la península coreana", aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Zhang Yesui, poco antes de reunirse ayer en Pekín con los embajadores de las dos Coreas y de EE UU a fin de buscar una solución negociada al conflicto.

Desde que el pasado el 7 de marzo Corea del Norte iniciara las provocaciones al anunciar que ejercería su derecho a un ataque preventivo contra Estados Unidos -tras las sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU le impuso por su tercer ensayo nuclear-, la postura de China ha sido la de instar a la "calma y la contención".

No obstante, a medida que las hasta hace poco consideradas meras soflamas por parte del régimen de Kim Jong-un han adquirido tintes de realidad, el nerviosismo del gigante asiático se ha hecho más palpable.

Así lo sugiere un editorial publicado ayer por el diario oficialista Goblal Times, que bajo el titular "Los juegos nucleares de Corea del Norte ponen en peligro a China", recomienda a Pekín mantenerse próximo a Pyongyang pero persuadirle de que abandone su programa nuclear.

Aunque tal ha sido básicamente la posición del gigante hasta la fecha, la cuestión es qué haría Pekín en caso de conflicto mayor, al mantener un tratado de defensa bilateral con Corea del Norte por el que debería entrar en acción si Pyongyang recibiese un ataque.

"Todo depende de quién empiece el conflicto", dice a Efe Jia Qingguo, profesor en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Pekín.

Para el docente, China "no se involucraría de lleno si Corea del Norte lo comenzase, pero tendría que analizar bien la situación si es Pyongyang quien lo recibe".

Pese a que hay práctica unanimidad entre los expertos en que es improbable que haya una declaración de guerra formal, no se descarta la posibilidad de que una escaramuza inesperada haga estallar un conflicto de mayor escala, "para lo que China tiene que estar preparada", considera Jia.

Según afirma un informe de la organización Eurasia, que alude a fuentes estadounidenses, la potencia asiática ya habría estado movilizando a tropas del Ejército de Liberación Popular (ELP) a la frontera con Corea del Norte, incluidos aviones de combate.

Publicado el día 2 de abril, el texto señala que el ELP está en alerta máxima de riesgo bélico, información que ha rehusado confirmar el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, los pasados dos días.

Desde que Corea del Norte lanzó un satélite el pasado diciembre, que EE UU y Corea del Sur consideran tenía fines balísticos, China no ha cesado de lanzar mensajes disuasorios a su socio norcoreano, cuyo último exponente fue apoyar las sanciones decididas por el Consejo de Seguridad el pasado mes.

Pese a que el mensaje oficial de Pekín se mantiene inalterado, hay disensión en cuanto a si China aprovechará esta oportunidad para alejarse de Corea del Norte y sus complicaciones nucleares, o si por el contrario se mantendrá leal a su aliado.

En contraste a la consideración del profesor Jia de que China debería explorar trabajar de un modo más "cooperativo" con EE UU hacia Corea del Norte, hay quienes sugieren que las relaciones seguirán tan cercanas como siempre.

En esta línea se expresa el periodista especializado en Corea del Norte James Corbett, quien se apoya, además, en que la presencia extranjera en la región (en mención a los ejercicios militares conjuntos que EE UU y Corea del Sur realizan en la zona) enerva de igual modo a China que a Corea del Norte.

En ambos casos, hay consenso en que un colapso del régimen norcoreano no interesa de momento a China por varios aspectos, entre ellos por los acuerdos comerciales que mantiene con Pyongyang (acaban de anunciar una línea ferroviaria de alta velocidad entre ambos países) y por el alud de refugiados que recibiría la potencia asiática si estallase una guerra.

Así mismo, en el plano exterior, el citado editorial del Global Times enfatiza que China "hará lo posible para frenar cualquier ataque militar contra Corea del Norte, a fin de evitar involucrarse innecesariamente en una confrontación con socios comerciales como EE UU y Corea del Sur".