• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Chile descarta diálogo con Bolivia sobre su soberanía marítima

El ministro del Interior chileno aclaró: "Bolivia tiene muy claro que podemos conversar, podemos dialogar, podemos intercambiar buenas prácticas de vecinos", pero "la soberanía marítima de Chile no está sujeta a ningún tipo de negociación"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno chileno afirmó el miércoles que no habrá ningún tipo de diálogo con Bolivia sobre su soberanía marítima luego de que La Paz demandó al Estado chileno ante la Corte Internacional de Justicia en la que le pide que obligue a Chile a "negociar de buena fe".

"Nuestro territorio, nuestro mar, nos pertenecen a todos los chilenos", dijo desde el sur del país el presidente Sebastián Piñera.

La negociación que reclama Bolivia busca que esa nación recupere su salida al mar, que perdió en la Guerra del Pacífico (1879-1883) que enfrentó sin éxito a una alianza peruano-boliviana contra los chilenos. En el enfrentamiento bélico pasaron a manos chilenas extensas porciones territoriales de Perú.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, dijo en el palacio de gobierno que "Bolivia tiene muy claro que podemos conversar, podemos dialogar, podemos intercambiar buenas prácticas de vecinos, saben que Chille ha dado cumplimiento íntegro a nuestras obligaciones del Tratado Limítrofe de 1904".

"Pero si se trata de conversar sobre la soberanía marítima, que es lo que ellos pretenden, no hay diálogo posible... La soberanía marítima de Chile no está sujeta a ningún tipo de negociación", enfatizó.

El tratado limítrofe de 1904 fijó los nuevos límites después de la guerra y para el Estado chileno los tratados fronterizos no son revisables ni negociables.

El siguiente paso, que puede demorarse hasta tres meses, es que la Corte Internacional de Justicia informe a Chile y luego decida si acoge la demanda.

La demanda boliviana se presentó unos meses antes de que se conozca el pronunciamiento del mismo tribunal sobre la denuncia de Perú contra el Estado chileno, que desconoció en 2008 los límites marítimos en el norte chileno y sur peruano y pidió a la Corte que realice una nueva demarcación en el mar.