• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Celac busca su lugar en la región

La Celac celebra en Cuba su II Cumbre presidencial | AFP

La Celac celebra en Cuba su II Cumbre presidencial | AFP

Internacionalistas descartan que la instancia sustituya a la Organización de Estados Americanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

INTEGRACIÓN Destacan interlocución con la Unión Europea y otros países

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños celebrará esta semana en La Habana, Cuba, su segunda cumbre de jefes de estado y de gobierno con el objetivo de afianzarse en una región que parece saturada de mecanismos de integración.

La Celac, cuya creación se acordó en 2010 y se concretó en 2011, agrupa a 32 países de América –todos menos Canadá y Estados Unidos– y tiene su antecedente directo en el Grupo de Río.

Algunos de sus promotores intentan presentarla como un sustituto de la Organización de Estados Americanos, que incluye a todos los países del continente menos a Cuba, que no ha querido reincorporarse pese a que su suspensión fue levantada en 2009.

Ambas instancias conviven en la región junto con la Unión Suramericana de Naciones, el Mercado Común del Sur, la Alianza Bolivariana para las Américas, la Comunidad Andina, la Comunidad del Caribe y la Alianza del Pacífico, entre otras.

El internacionalista Edmundo González Urrutia considera preocupante la proliferación de organismos porque muestra una tendencia a la fragmentación de América Latina. “Más allá de los objetivos loables que pueda tener, la Celac nace en un entorno de polarización como un intento de debilitar a la OEA, de destruir la institucionalidad que se ha construido durante años”, afirma.

González Urrutia recuerda que el Sistema Económico Latinoamericano, fundado en 1970 por iniciativa de Venezuela, tiene prácticamente los mismos objetivos que la Celac y ahora luce desgastado. “Hay una duplicación de funciones, de esfuerzos, de gastos”.

Kenneth Ramírez, presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales, destaca la Celac como un foro de concertación necesario para discutir los grandes temas (como la pobreza) y llegar a un mínimo común denominador en la región.

“Si tratamos de despolitizar el tema y quitarle la carga emocional con que se quiso vender, la Celac es positiva porque fortalece la herencia del Grupo de Río e incluso la institucionaliza”, dice Ramírez.

González Urrutia señala que el enfrentamiento con Washington, que es la base del rechazo a la OEA, es sólo un recurso retórico. “Nicaragua tiene un tratado de libre comercio con Estados Unidos y Ecuador mantiene dolarizada su economía”.

El presidente del Covri agrega que la mejor prueba de que la Celac trasciende las diferencias políticas es que entre sus principales promotores estuvieron los presidentes de México, Felipe Calderón, y Venezuela, Hugo Chávez; de ideologías contrarias.

 

Coexistencia. A pesar de que algunos países –sobre todo del Alba– trataron de presentar la Celac como un sustituto de la OEA, ambos internacionalistas coinciden en que eso no sucederá.

“La OEA, como toda organización, debe buscar su fortalecimiento y su actualización para aumentar su efectividad. Pero tiene instancias muy importantes, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dice González Urrutia.

“Se quiso politizar en exceso la Celac y venderla como una alternativa a la OEA, que ciertamente tiene problemas de eficacia y liderazgo, pero eso no significa que no puedan coexistir”, agrega Ramírez.

El presidente del Covri resalta que mientras la OEA debatió temas como la crisis política en Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo, la Celac ha tenido un papel de interlocución con la Unión Europea, China, India y Rusia.

González Urrutia coincide. “No son excluyentes, en el fondo buscan los mismos objetivos. Una prueba es que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, fue invitado a la cumbre de la Celac en La Habana”, apunta.

Contra la pobreza

El tema central de la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que se realizará los días 28 y 29 de enero en La Habana, será la pobreza. La subsecretaria de Relaciones Exteriores para América Latina de México, Vanessa Rubio, afirmó que la idea es fijar una hoja de ruta para combatir este flagelo en la región, que es la más desigual del mundo.

Además de los representantes de los 32 países miembros del bloque, la reunión tendrá como invitados a los secretarios de la ONU, Ban Ki-Moon, y la OEA, José Miguel Insulza. Durante la cumbre Cuba traspasará a Costa Rica la presidencia temporal de la Celac.

 

ahinds@el-nacional.com