• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Caza de “El Chapo” dejó casas baleadas y misterioso rancho custodiado

"El Chapo" Guzmán se fugó de la cárcel el pasado 11 de julio / Foto: AFP

"El Chapo" Guzmán se fugó de la cárcel el pasado 11 de julio / Foto: AFP

Vecinos de El Limón aseguraron que el pasado 6 de octubre los marinos empezaron a balear casas desde helicópteros en un operativo que luego se extendió a otros poblados de la Sierra Madre Occidental

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Techos de casas perforados y carros calcinados con más de una docena de balazos son las huellas que dejó la caza militar contra el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán en la sierra de Durango (norte), donde ahora hay poblados desolados y un misterioso rancho fuertemente custodiado.

No hay ni un alma en varios poblados de Tamazula: todos sus habitantes huyeron despavoridos a la ciudad más cercana, Cosalá (Sinaloa), después de haber vivido momentos de terror.

Sólo en la remota comunidad de El Limón hay elementos de la Marina Armada, asegurándose de que nadie se acerque al rancho.

Según los vecinos desplazados, fue aquí donde el pasado 6 de octubre los marinos empezaron a balear casas desde helicópteros en un operativo que luego se extendió a otros poblados de la Sierra Madre Occidental.

Al querer entrar a la propiedad, cercada con cadenas con púas, un equipo de la AFP fue detenido por tres marinos que, apuntándoles con rifles, inquirieron a gritos quién les había autorizado a llegar hasta allí.

Poco después, un superior grabó en vídeo a los reporteros y les explicó que tenía instrucciones de no dejar pasar a nadie porque ese rancho estaba “intervenido”.

El misterio de este rancho, al que las autoridades no dejan pasar ni siquiera a vecinos, sólo incrementa las interrogantes sobre lo que pasó durante el intenso operativo de caza contra el jefe del cártel de Sinaloa, que se fugó en julio de una prisión en el centro de México dando un duro golpe al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sin especificar cuándo o cómo se produjeron los hechos, fuentes del gobierno han confirmado que fuerzas especiales persiguieron a Guzmán en una zona entre Durango y Sinaloa y que el capo resultó herido en el rostro y la pierna al caer mientras huía.

Sin embargo, el gobierno ha negado que atacara a la población y la Marina reiteró el domingo que respetó “estrictamente” los derechos humanos.

Lluvia de balas 

Pero los vecinos tienen relatos diferentes.

Inés Ayón Mendoza recuerda que el martes, 6 de octubre, preparaba tortillas cuando empezó la lluvia de balas.

Asustada, fue corriendo a buscar a su bebé, pero dos helicópteros supuestamente de la Marina siguieron disparando “con más fuerza” contra su rancho de Comedero Colorado, al lado de El Limón, sin que ella entendiera por qué.

Su casa quedó con decenas de impactos de bala y su carro calcinado, denunció ante la fiscalía su marido, Gonzalo Elías Peña.

El domingo una periodista de la AFP comprobó cómo el carro quedó completamente quemado y con una decena de impactos de bala de grueso calibre, aunque no vio ningún proyectil en el suelo.

Escabulléndose como pudo entre matorrales y zanjones, la pareja huyó aterrada del rancho y caminó cuatro días seguidos por el monte con su hija de dos años.

“Sin comer y sin tomar agua”, el matrimonio llegó finalmente a Cosalá, donde en los últimos días han llegado buscando refugio unas 600 personas de Tamazula que denuncian haber sufrido episodios similares.

“Caminábamos a oscuras porque donde veían luz, luego empezaban a tirar. Era una tracatera por todos lados”, rememora Inés, mientras espera pacientemente junto a otras familias a que las autoridades les dieran una bolsa con alimentos y ropa.

Pero su esposo replica exaltado: “salió en el periódico que supuestamente le andaban buscando (a ‘El Chapo’), pero ahí conmigo no estaba y casi nos matan”.

 “Los uniformes decían Marina” 

La historia de Inés y Gonzalo se parece mucho a la de Marta Marbella, vecina de la comunidad de El Verano, que muestra aún incrédula en su celular fotografías de los balazos que quedaron en su casa.

“Alcanzaba a ver como el helicóptero se paraba y disparaba directamente a la casa. Tenía miedo, gritaba, lloraba, pero yo sabía que era inútil”, recuerda esta ama de casa de 32 años.

Francisca Quintero Sánchez, de 40 años, también se apresuró a esconderse con sus tres hijos debajo de la cama cuando se desató “la lluvia de balas” durante alrededor de una hora.

“Fue un rato de miedo, de terror a que nos fueran a matar sin ninguna culpa”, expresa esta agricultora que, firme, asegura que “los uniformes de ellos decían Marina”.

La AFP vio cómo una casa del rancho El Águila tenía al menos cinco balazos en su techo de zinc y la pick-up estacionada, una veintena de impactos de bala.

¿Un enfrentamiento? 

Marta, Francisca y otras vecinas de El Verano hablaron días atrás con miembros de la Marina, que afirmaron que habían disparado porque estaban siendo atacados, algo que ellas niegan.

“Que la Armada disparó sobre casas de la población civil es falso (… pero) obviamente cuando se encuentran con gente que dispara, van a repeler la agresión”, dijo a la AFP una fuente del gobierno federal que pidió el anonimato.

Hasta el momento no se han reportado muertos o heridos por el caso, pero la diputada local por Cosalá, Lucero Sánchez, denunció que habría al menos ocho desaparecidos.

Desde la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa, no cuentan con reportes de desaparecidos pero subrayan su preocupación por un supuesto intento de las autoridades “de quitar evidencias”.