• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La Casa Blanca se prepara para minimizar impacto de recortes presupuestarios

Obama recorrió la columnata que preside la Rosaleda de la Casa Blanca / EFE

Obama recorrió la columnata que preside la Rosaleda de la Casa Blanca / EFE

Los recortes, que se diseñaron a mediados de 2011 para obligar a demócratas y republicanos en el Congreso a acordar medidas para reducir la deuda, han comenzado ya a afectar a las distintas agencias del Gobierno al superarse un plazo para un acuerdo bipartidista el pasado viernes 1 de marzo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió este lunes con su nuevo gabinete para analizar maneras de minimizar el impacto de los recortes automáticos al gasto público por 85.000 millones de dólares que entraron en vigor la medianoche del viernes.

"Ordené a la Casa Blanca y todas las agencias que se aseguren de que, además de los desafíos a los que se enfrentan por los recortes automáticos, no se deja de trabajar en nombre del pueblo estadounidense y se hace todo lo posible para seguir creciendo", aseguró Obama.

Los recortes, que se diseñaron a mediados de 2011 para obligar a demócratas y republicanos en el Congreso a acordar medidas para reducir la deuda, han comenzado ya a afectar a las distintas agencias del Gobierno al superarse un plazo para un acuerdo bipartidista el pasado viernes 1 de marzo.

En medio de el tira y afloja sobre la reducción del déficit, Obama nombró este lunes a Sylvia Mathews Burwell como directora de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca, quien, de ser confirmada por el Senado, tendrá un papel clave en las negociaciones con el Congreso sobre recortes del gasto.

Burwell tiene experiencia en este tipo de negociaciones, ya que fue subdirectora de la OMB en los años noventa, durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001).

Obama confió que Burwell, en la actualidad presidenta de la Fundación Walmart, brazo filantrópico de la mayor cadena de supermercados de EE UU, ayude a "encontrar el camino hacia adelante en medio de unos recortes del presupuesto que nos están ya costando puestos de trabajo".

La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, fue una de las voces que alertó hoy de las consecuencias de los recortes automáticos, que según Obama restarán medio punto al crecimiento de Estados Unidos y costarán 750.000 empleos a finales de año.

Napolitano se refirió hoy en un desayuno con la revista "Politico" a los recortes automáticos como "la tormenta perfecta" y aseguró que han provocado este mismo fin de semana "largas filas" en algunos aeropuertos del país.

"Tenemos que reducir o eliminar las horas extra tanto en TSA (agencia de seguridad aeroportuaria) y aduanas. Hemos tenido también que congelar las contrataciones", explicó Napolitano.

El mayor impacto lo experimentará el Pentágono, que tendrá que hacer frente este año a un recorte presupuestario de 40.000 millones de dólares.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, volvió hoy a acusar a los republicanos de que hayan comenzado a ejecutarse los recortes y aseguró que tendrán "serias consecuencias para contratistas" del Pentágono y para la preparación del país ante amenazas de seguridad.

Carney recordó que los republicanos deberán "tomar decisiones difíciles" sobre la reforma fiscal, en referencia a las presiones de la Casa Blanca para que la oposición dé luz a un aumento de impuestos que permita equilibrar el presupuesto, frente a los recortes en programas sociales que proponen los conservadores.

Los recortes automáticos podrían frenarse con un acuerdo sobre gastos e ingresos a largo plazo en el Congreso, dividido entre demócratas y republicanos, mientras que a la "tormenta perfecta" se suma le necesidad de un acuerdo para evitar la suspensión de pagos antes de que acabe marzo.

Años de división en el Congreso han llevado a este precipicio retrasado varias veces desde comienzos del año, pero que exige tarde o temprano que republicanos y demócratas se pongan de acuerdo.

El 27 de marzo expira el acuerdo para seguir proveyendo fondos para que el Gobierno federal funcione y tanto republicanos como demócratas confían en que se evite el llamado "cierre del Gobierno".

La Casa Blanca confía en que la presión sobre los problemas acuciantes a los que se enfrenta la economía del país obliguen a los republicanos finalmente a iniciar un debate sobre la necesidad de reformar impuestos y reducir gastos de una manera "sensata".