• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Casa Blanca "no teme debate difícil" en Cámara baja sobre reforma migratoria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama | AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama | AP

La directora de Política Nacional de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, subrayó la importancia de aprobar una ley "lo más fuerte posible" que se adecúe a los principios básicos sobre los que el presidente Barack Obama espera fundamentar la legislación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La directora de Política Nacional de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, aseguró hoy que la Administración Obama "no teme" un debate difícil sobre la reforma migratoria en la Cámara de Representantes, pero llamó a los legisladores a agilizar el proceso antes del receso estival del Congreso.

"No tememos un debate difícil en la Cámara", aseguró la alta funcionaria, que subrayó la importancia de aprobar una ley "lo más fuerte posible" que se adecúe a los principios básicos sobre los que el presidente Barack Obama espera fundamentar la legislación y que pivotan sobre crear un camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados.

"Lograr la ley con 100 votos de apoyo sería maravilloso, lograrla con 75 también. Y también lo sería con 61 o 60 votos", consideró Muñoz, que opinó que es más importante lograr que la "ley sea la mejor posible" que el hecho de que obtenga un gran respaldo entre los legisladores.

Muñoz, en una reunión informativa con medios hispanos, entre ellos Efe, manifestó que el deseo de la Casa Blanca es que el proyecto de ley bipartidista propuesto por el "grupo de los ocho" en el Senado supere la aprobación de la Cámara alta antes de la festividad del 4 de julio, y un proyecto de ley consensuado supere la Cámara baja en agosto.

La Directora de Política Nacional consideró "razonable continuar con las conversaciones acerca del fortalecimiento del sistema fronterizo", uno de los aspectos más controvertidos entre los republicanos, aunque recordó que el actual Gobierno ha sido uno de los más comprometidos en este aspecto.

"Partimos de una base muy fuerte, más fuerte que la que planteaba la ley original del grupo de los ocho y es la ley más estricta sobre seguridad fronteriza de los últimos tiempos, incluso de siempre", argumentó.

"Ciertamente tendrá lugar una conversación acerca del fortalecimiento del sistema fronterizo en el pleno del Senado, pero también es muy importante, y en esto el presidente ha sido muy claro, que cualquiera que sea el resultado del Senado tiene que ser consecuente con los principios que él plantea", insistió Muñoz.

"Y uno de esos principios es un camino hacia la ciudadanía", agregó.

Al respecto, subrayó que cualquier enmienda que en favor del fortalecimiento de la seguridad fronteriza afecte al acceso a la ciudadanía, golpea tanto la base del acuerdo alcanzado por el grupo de los ocho senadores, como los requisitos de Obama.

"La cuestión es ¿Cuál es el contenido de ese fortalecimiento de la seguridad fronteriza?. (...) Creo que el Senado debería estar alerta ante cualquier enmienda que atente contra el corazón" del acuerdo, repitió.

Al texto introducido por el "grupo de los ocho" en el Comité Judicial del Senado, se propusieron casi 300 enmiendas, lo que provocó un largo debate entre los legisladores.

Se espera que el texto que aprobó finalmente el comité el pasado 21 de mayo se exponga a nuevas enmiendas durante el pleno del Senado, que comenzará a debatirlo la semana próxima.

Entre otros elementos sobre los que trabaja la Cámara alta, se incluyen un plazo de 13 años para la legalización de los indocumentados, 3.000 millones de dólares para la seguridad fronteriza y sanciones a empresas que a sabiendas contraten a personas "sin papeles".

Por su parte, la Cámara baja también formó un grupo bipartidista de ocho legisladores para crear su propio proyecto ley y de cuyo contenido aun no han trascendido datos, sin embargo, el republicano Raúl Labrador, abandonó esta semana las negociaciones ante la incapacidad de llegar a un acuerdo en ciertos aspectos.

Muñoz consideró, al ser consultada al respecto, que "lo importante es el valor bipartidista" de los textos, independientemente de que "el grupo sea de siete o de ocho".

Aunque no hay actos públicos previstos por el momento, la funcionaria advirtió que Obama por su parte continuará insistiendo para que el Congreso "envíe una ley a su escritorio" que pueda firmar antes de que termine el año.