• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Caribe celebra la reforma del Impuesto al Pasajero Aéreo británico

El antiguo modelo establecía distintas tarifas en función de la distancia entre Londres y la ciudad de destino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Organización de Turismo del Caribe, con sede en Barbados, celebró el anuncio del ministro de Hacienda del Reino Unido, George Osborne, reformar el Impuesto al Pasajero Aéreo británico, que encarece la llegada de turistas del país europeo a esa región.

Osborne anunció que a partir de abril de 2015 ese impuesto se simplificará a dos modelos, uno llamado de Banda A, que aplicará para todos los vuelos a menos de 3.200 kilómetros de Londres, y un segundo para vuelos más largos denominado de Banda B.

El antiguo modelo establecía distintas tarifas en función de la distancia entre Londres y la ciudad de destino.

"Es una victoria total en la que ha luchado la Organización de Turismo del Caribe por tratarse de un sistema injusto que suponía mayores cargos para los vuelos con destinos a Barbados que a los de Hawai", señaló la presidente de la organización caribeña, Beverly Nicholson-Doty.

"Estamos contentos de que el ministro de Hacienda -Osborne- haya aceptado la propuesta del Caribe, de noviembre de 2010, de volver a un sistema de dos bandas más simple y justo", añadió.

Nicholson-Doty subrayó que la organización que encabeza continuará trabajando en favor del sector turístico del Caribe.

Un portavoz de la compañía Virgin Atlantic dijo sobre la decisión del Ejecutivo británico que la reforma acabará con las distorsiones del actual sistema, sobre una medida celebrada por otras aerolíneas.

El representante de la compañía aérea dijo que el Reino Unido había reconocido el daño que el actual sistema causaba al comercio y viajeros en general.

El Impuesto al Pasajero Aéreo británico ha sido elevado por las autoridades del Reino Unido varias veces en los últimos años y es rechazado en el Caribe por aumentar el precio de los pasajes de los turistas de ese país que viajan a la zona.

Es uno de los impuesto sobre pasajeros aéreos más alto en el mundo, ya que los viajeros partiendo desde aeropuertos británicos deben pagar casi 400 % más en impuesto que desde el resto de países europeos.