• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Caos e inseguridad en Los Cabos tras paso de huracán Odile

El viento sacude las palmeras en la plaza de Los Cabos, en México, el 14 de septiembre de 2014 / Foto AP

El viento sacude las palmeras en la plaza de Los Cabos, en México, el 14 de septiembre de 2014 / Foto AP

Siete personas, dos de ellas armadas, fueron detenidas la noche del miércoles bajo sospecha de intento de saqueo. Dijo que la policía aplicará la ley vigorosamente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La policía federal se comprometió el jueves a restaurar el orden para detener los saqueos en el área turística de Los Cabos tras los estragos provocados por el huracán Odile en el estado de Baja California Sur.

Enrique Galindo, comisionado nacional de la Policía Federal, dijo que siete personas, dos de ellas armadas, fueron detenidas la noche del miércoles bajo sospecha de intento de saqueo. Dijo que la policía aplicará la ley vigorosamente.

Residentes de Cabo San Lucas se organizaron en grupos y encendieron grandes fogatas durante la noche para protegerse de los saqueadores luego de que la destrucción y los ataques a comercios se generalizaron.

Un residente de Los Cabos, David García, dijo en una entrevista radial que "el problema ya no es el huracán" sino la violencia que ha comenzado a desatarse.

"Todo empezó con los saqueos. No habían pasado ni ocho horas del huracán cuando se estaban destrozando tiendas", dijo. "Empezaron con tiendas pequeñas y después pasaron a los súper".

En un Wal-Mart inundado y saqueado hasta la última estantería alguien pintó sobre una pared "Viva la delincuencia".

La procuraduría de Baja California Sur reportó la primera muerte de que se tiene noticia a consecuencia de Odile: un coreano se ahogó cuando él y otro hombre intentaron cruzar un riachuelo crecido en el puerto de Santa Rosalía durante la tormenta. El segundo individuo está desaparecido.

Infantes de Marina mexicanos y marinos buscaban a dos extranjeros reportados como desaparecidos en un bote de vela en el Mar de Cortés, también conocido como Golfo de California. Sus nacionalidades no fueron dadas a conocer.

El aeropuerto internacional de Los Cabos, gravemente dañado por el huracán, estaba siendo alimentado por la energía producida por un generador de emergencia de la Comisión Federal de Electricidad.

Diplomáticos de Estados Unidos se encontraban en el aeropuerto recomendando a los turistas a que abordaran el primer avión disponible en vez de esperar la llegada de vuelos regulares.

"Nos sentimos mejor", dijo Courtney Tague, de 48 años, originaria de Fort Lauderdale, Florida, que había conseguido espacio en un avión militar que llevaba a 46 pasajeros hasta la Ciudad de México. "Aunque tengamos que coordinar nuestro siguiente vuelo, después de ver lo que estaba pasando, saqueos, sin cobertura telefónica ni agua corriente... daba mucho miedo".

Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo, dijo que 8.000 personas, incluidos turistas ansiosos por irse, serían evacuados el jueves en avión.

La Armada mexicana indicó que estaba ayudando a suministrar alimentos, colchones, frazadas y alimentos calientes preparados en cocinas móviles.

El Servicio de Protección Civil informó que la ciudad de Bahía de los Ángeles se encuentra aislada por los fuertes daños que el huracán provocó en la autopista que la conecta con el resto del estado. Las imágenes mostraron daños en el asfalto y un gran camión con remolque volcado.

Las autoridades locales de Baja California Sur comenzaron el jueves a evaluar daños y restablecer los servicios públicos.

"Hemos podido restablecer en torno al 30% del servicio eléctrico, igual que el agua potable", dijo Esthela Ponce, alcaldesa de La Paz, capital del estado. "Estamos haciendo un levantamiento de cada vivienda. Hay 10.000 casas dañadas en la ciudad".

Tras golpear la península de Baja California y otras zonas del norte de México en los últimos días, lo que queda de Odile puso rumbo hacia el suroeste de Estados Unidos.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami dijo que algunas zonas de Arizona y México podrían recibir entre 6 y 9 pulgadas (de 15 a 23 centímetros) de lluvia y advirtió sobre posibles inundaciones. Se esperaba que la zona de Tucson se llevase lo peor de la tormenta, aunque Phoenix también podría sufrir lluvias y fuertes vientos.

Desde el sur, el huracán Polo se fortalecía en la costa del Pacífico mexicano y se dirigía hacia Los Cabos, aunque se pronostica que no tocará tierra.

Polo se encontraba a 240 kilómetros (150 millas) al sur-suroeste de Cabo Corrientes el jueves por la noche. Tiene vientos sostenidos máximos de hasta 110 kilómetros por hora (70 millas por hora) y se desplaza hacia el noroeste a 15 kph (9 mph).

En el Atlántico central, el huracán Edouard de categoría 1 podría provocar olas y marejadas al norte de la costa este de la Florida, aunque se espera que se quede lejos del continente.