• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Candidatos enfilan baterías contra Rousseff en Brasil

Seis candidatos piden cuentas a la mandataria | Foto EFE

Seis candidatos piden cuentas a la mandataria | Foto EFE

Los aspirantes cuestionaron a la líder oficialista por el descuido de la empresa Petrobrás, cuyos funcionarios están envueltos en escándalos de corrupción 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Brasil y aspirante a la reelección, Dilma Rousseff, abrió el debate televisivo efectuado el domingo pasado con una fuerte crítica a su principal rival, la ecologista Marina Silva, a quien considera no apta para gobernar, mientras que Rousseff se convirtió en blanco de ataques cuando sus seis contrincantes cuestionaron haber descuidado el liderazgo de la paraestatal Petrobras, cuyos funcionarios están envueltos en un escándalo de corrupción.

Silva, del Partido Socialista Brasileño,  también reprochó a la presidente su política de etanol que ha resultado en el cierre de 70 haciendas azucareras. “La política de etanol de su gobierno es un fracaso, ha destruido 60.000 empleos y perjudicado al sector”, afirmó Silva.

Entretanto, Roussef la criticó por cambiar de partidos políticos, retractar propuestas en su programa de gobierno y votar en contra de un impuesto eliminado que recaudaba fondos para gastos de salud, cuando fue senadora antes de convertirse en ministra del Medio Ambiente. “Usted cambió de partido cuatro veces y cambió de opinión sobre asuntos fundamentales para el país como las bodas entre personas del mismo sexo”, espetó Rousseff.

En el debate, organizado por el canal Record, participó también el senador socialdemócrata Aecio Neves, que ocupa el tercer lugar de la preferencia electoral, y otros cuatro candidatos cuyas intenciones de voto no llegan a 1%: la izquierdista Luciana Genro, el verde Eduardo Jorge, el derechista Levy Fidelix y el socialcristiano Everaldo Pereira.


Últimos sondeos. Las últimas encuestas indican que Rousseff ganará las elecciones el próximo 5 de octubre, pero no llegará a superar 50% de los votos necesarios para atribuirse el triunfo del proceso, por lo que deberá ir a una segunda vuelta frente a Silva el 26 de octubre.

En este caso el último sondeo de la firma Datafolha señala que Rousseff sería reelegida con 47% de los sufragios, 4 puntos porcentuales por encima de Silva.

Los sondeos también muestran que la clase más pudiente apoya el cambio que ofrece Silva y que las personas con menos recursos prefieren a Rousseff, lo que deja la decisión definitiva en manos de la mayoritaria clase media.

Los datos revelan una suerte de lucha de clases en las preferencias del electorado y también que la nueva clase media que emergió con las políticas sociales de Rousseff y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, se ha tornado el mayor obstáculo para el proyecto político que ambos encarnan.