• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Canciller francés se reincorpora a las negociaciones con Irán

Laurent Fabius señaló, a su llegada a Lausana, que “aún faltan algunos metros para la meta”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, volvió hoy a Lausana para reincorporarse a las negociaciones nucleares con Irán y señaló que todavía queda mucho trabajo por hacer antes de alcanzar un acuerdo.

En declaraciones a la prensa aseguró que “aún faltan algunos metros para la meta y los últimos metros son los más difíciles”.

Explicó asimismo que ha vuelto a Suiza hoy, procedente de una reunión del consejo de ministros del Gobierno francés, para trabajar con sus colegas, probablemente durante toda la noche.

“Queremos un acuerdo robusto que sea verificable. Todavía queda mucho progreso en particular del lado iraní”.

“Si llegamos, si es que llegamos, será un proyecto de acuerdo”, precisó al ser preguntado por el tipo de pacto que se está buscando en Lausana.

En todo caso, advirtió aun después quedará “trabajo complementario que hacer para llegar a junio”, en referencia a la segunda fase del eventual pacto nuclear, cuyos detalles técnicos y legales se deberán negociar de aquí al 30 de junio próximo.

“Pero todavía no hemos llegado a ese punto, voy a pasar la noche trabajando con mis colegas”, explicó Fabius, quien se unió así a sus homólogos de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido e Irán.

“Lo que hacemos aquí es muy importante porque se trata de la lucha contra la proliferación nuclear y la reintegración de Irán en la comunidad internacional”, señaló el ministro galo.

“Nos tenemos que poner de acuerdo si logramos un proyecto concreto pero aún no los hemos llegado a ese punto”, concluyó.

Irán y las cinco potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido) y Alemania, negocian desde la semana pasada la conclusión de un acuerdo sobre el controvertido programa nuclear de la República Islámica.

El objetivo es que Irán no tenga acceso a armamento nuclear, algo que Teherán rechaza al asegurar que solo tiene intenciones pacíficas, lo que la ONU sin embargo no ha logrado verificar durante su investigación que ya dura más de una década.