• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Canciller del Vaticano recibió al diputado Edgar Zambrano

Edgar Zambrano fue recibido por el monseñor Dominique Mamberti

Edgar Zambrano fue recibido por el monseñor Dominique Mamberti

El parlamentario expuso la situación de los prisioneros y exiliados políticos, así como de los diputados principales y suplentes de la Asamblea Nacional sometidos a persecución judicial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diputado a la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, fue recibido este martes por el Secretario de Relaciones con los Estados Pontificios del Vaticano, Monseñor Dominique Mamberti. La nota de prensa fue difundida por Globovisión.

Según detalla la misiva, el encuentro entre ambos duró unos 30 minutos. El parlamentario expuso la situación de los prisioneros y exiliados políticos del país, así como de los diputados principales y suplentes del Parlamento que han sido sometidos a persecución judicial.

“Hemos explicado que el Presidente de Venezuela para ese entonces Hugo Chávez invitó al país a diálogo nacional poco antes de las elecciones del 7 de octubre, llamado que ratificó luego de conocidos los resultados de estos comicios, tomando la palabra del Presidente con la petición de audiencia formal para trabajar la situación particular de cada uno de los casos referidos a prisioneros, exiliados y diputados sometidos a persecución judicial", explicó el diputado.

La nota señala que el encuentro se realizó en términos de cordialidad y que Monseñor Mamberti escuchó con atención la solicitud de mediación, además aprovechó para enviar un efusivo saludo al pueblo venezolano, elevando su oración y plegarias por los más necesitados y enfermos.

Zambrano también le expuso a Monseñor Mamberti los alcances del Proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política introducido en la Asamblea Nacional.

"Con el proyecto se permitiría el reencuentro de las familias que sufren la separación, la división forzada y el duelo de la distancia involuntaria y el inicio del cierre de heridas que han marcado al país y han permitido la radicalización que no ha dejado nada positivo a la nación. Ponerle fin al discurso de instigación al odio, abriendo los espacios que a través de la palabra permitan reconciliación nacional”.

Reiteró que desde el Ejecutivo se puedan impulsar las decisiones para beneficiar a los ciudadanos que están privados de su libertad y padecen graves quebrantos de salud, o tienen procesos sin iniciar durante un prolongado período de reclusión o exilio.

“Entre los principios de la Iglesia están la armonía, la concordia y el diálogo, y a ellos apelamos en nuestro incesante trabajo a favor del país que queremos, de reconciliación  y consolidación democrática en el cual las diferencias se puedan dirimir con inteligencia, sin violencia y amplia disposición dentro del respeto a los derechos políticos y demás garantías constitucionales como derechos humanos fundamentales”, aseveró.