• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Canciller de Panamá niega que su país "tenga por política la injerencia"

El Ejecutivo panameño respondió inmediatamente llamando a consultas a su embajador en Caracas, Pedro Pereira, que llegará a la capital panameña en una fecha no precisada para "con él analizar la situación y el contenido de esa declaraciones" oficiales venezolanas, dijo Álvarez de Soto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El canciller de Panamá, Francisco Álvarez de Soto, negó que su país "tenga por política la injerencia" y sostuvo que se ha limitado a hacer llamados "respetuosos" al diálogo y entendimiento en Venezuela.

Álvarez de Soto se expresó así después que el Gobierno de Caracas acusó este jueves a Panamá de inmiscuirse en sus asuntos internos y llamó a consultas a su embajadora en el país centroamericano, Elena Salcedo.

El Ejecutivo panameño respondió inmediatamente llamando a consultas a su embajador en Caracas, Pedro Pereira, que llegará a la capital panameña en una fecha no precisada para "con él analizar la situación y el contenido de esa declaraciones" oficiales venezolanas, dijo Álvarez de Soto.

En declaraciones a la televisión local en el marco de un acto público, el canciller señaló que Panamá, "al igual que muchos otros países" ha emitido comunicados en lo que se ha limitado a hacer "un llamado muy respetuoso al diálogo y entendimiento entre las partes" en conflicto en el país suramericano.

Panamá "al expresar su deseo de que impere el diálogo, la tolerancia, la buena voluntad entre todas las partes (...) no hemos considerado haber injerido en asuntos internos de Venezuela", afirmó Álvarez de Soto.

Todas las manifestaciones de Panamá han sido "un llamado muy respetuoso al diálogo, al entendimiento ente las partes (...) y así se lo comuniqué a la embajadora" Salcedo en una reciente reunión sostenida en la sede de la Cancillería de Panamá, añadió el canciller.

Por su parte, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, confirmó en el mismo acto público que llamó a consultas al embajador Pereira, y que su Gobierno "deplora la situación de violencia" en el país petrolero.

"Esperamos que las partes puedan resolver mediante el dialogo cualquier problema que puedan tener", añadió Martinelli en el marco de la inauguración del nuevo edificio del Parlamento panameño.

Este jueves en declaraciones a una radio local, el canciller venezolano, Elías Jaua, dijo que el presidente del país, Nicolás Maduro, llamó a consultas a Salcedo "por declaraciones injerencistas de la Cancillería panameña", que ha opinado sobre "cómo el Gobierno de Venezuela debe tratar el enfrentamiento a grupos violentos que tratan de desestabilizar".

La Cancillería de Panamá ha emitido dos comunicados sobre la situación en Venezuela, el lunes y martes pasado.

Panamá emitió el martes un comunicado que al día siguiente reprodujo la delegación de ese país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), en su sede en Washington, lo cual "nos obliga a tomar esta medida con un país con el cual habríamos querido tener buenas relaciones", sostuvo Jaua.

El Gobierno de Panamá exhortó el martes a la sociedad venezolana a través de un comunicado a entablar un diálogo "sin precondiciones", como la "vía idónea" para solucionar la crisis que vive ese país.

"El Gobierno de Panamá sigue con atención la evolución de los acontecimientos recientes (...) en Venezuela, y se une a las voces de la comunidad internacional que claman porque se construyan espacios de conciliación y entendimiento", detalló el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá en su comunicado del martes.

Venezuela vive jornadas de protestas diarias desde hace una semana tras una manifestación estudiantil y opositora pacífica que acabó con violencia y la muerte de tres jóvenes.

Las protestas, que se reproducen a lo largo y ancho del país arrojan un saldo parcial de seis muertos, y decenas de heridos y de detenidos. Maduro sostiene que hace frente a un plan de golpe de Estado que achaca a Estados Unidos y que es ejecutado en Venezuela por sectores opositores violentos.