• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cancelan advertencia de tsunami tras sismo en Papúa Nueva Guinea

El epicentro se localizó a 75 kilómetros al suroeste de Panguna, en la isla de Bougainville (Papúa Nueva Guinea), y a 629 kilómetros al noroeste de Honiara, en las Islas Solomon

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Servicio Geológico de Estados Unidos canceló una advertencia de tsunami emitida después de un terremoto que alcanzó una magnitud de 7,5 en la escala de Richter, ocurrido hoy en la región de Papúa Nueva Guinea y las Islas Solomon.

Según la agencia, que tiene su sede en Colorado (EE UU), el sismo se produjo a las 13.28 GMT y su epicentro se localizó a 10 kilómetros de profundidad.

El aviso de posible tsunami se aplicó a las áreas costeras del Océano Pacífico.

El epicentro se localizó a 75 kilómetros al suroeste de Panguna, en la isla de Bougainville (Papúa Nueva Guinea), y a 629 kilómetros al noroeste de Honiara, en las Islas Solomon.

"Las lecturas de los niveles del mar indican que se generó un tsunami que podría haber causado destrucción en las costas cercanas al epicentro del sismo", indicó el boletín.

"Para esas áreas si no se han observado oleajes mayores durante dos horas después de la hora calculada de arribo, las autoridades pueden presumir que la amenaza ha pasado", añadió.

No existen amenazas de tsunami para otras áreas costeras del Pacífico "aunque algunas otras áreas pueden experimentar cambios pequeños en los niveles del mar", concluyó el informe.

Otro terremoto de magnitud 6,6 también sacudió hoy la isla de Bougainville, en el noreste de Papúa Nueva Guinea, a las 01.04 GMT, sin que se hayan reportado víctimas.

La isla de Nueva Guinea, cuya mitad occidental forma parte de Indonesia, se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

Un seísmo de 7 grados de magnitud sacudió el mar de Bismarck, en el este de Papúa Nueva Guinea, en 1998 y originó una ola gigante que destruyó decenas de aldeas y causó más de 2.200 muertos.