• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Canadá intenta recuperar la normalidad tras ataque

Ciudadanos intentaron volver a la normalidad pese a la fuerte presencia policial | Foto AP

Ciudadanos intentaron volver a la normalidad pese a la fuerte presencia policial | Foto AP

El primer ministro Stephen Harper aseguró que no intimidarán al país 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las calles de Ottawa amanecieron ayer con la bandera canadiense izada a media asta por los sucesos ocurridos el miércoles, cuando un hombre armado mató a un oficial en el Monumento Nacional a la Guerra y huyó luego al Parlamento donde intercambió disparos con la policía y resultó muerto.

Los habitantes de la capital intentaron volver a la normalidad a pesar de la fuerte presencia policial que resguarda las zonas cercanas al Parlamento.

El primer ministro Stephen Harper acudió al monumento a los caídos para rendirle homenaje al cabo Nathan Cirillo, asesinado por Michael Zehaf-Bibeau,  pero cuando se dirigía al Legislativo la policía acorraló a un hombre sospechoso que se encontraba cerca. Se presume que se trataba solo de un indigente.

El Parlamento fue abierto luego y Harper aseguró a los diputados que acelerará la culminación de un plan para reforzar las leyes en las áreas de vigilancia, detención y arresto. “Los canadienses no seremos intimidados. Estaremos atentos, pero no tendremos miedo. Seremos prudentes, pero no entraremos en pánico”, afirmó.

La policía continúa las investigaciones para determinar si el atacante tiene relación con grupos radicales,  después de descubrir que recientemente se convirtió al islam y pretendía viajar a Siria.

HÉROE
Kevin Vickers, sargento de armas en la Cámara de los Comunes, fue elevado al rango de héroe por enfrentarse a Michael Zehaf-Bibeau cuando disparaba en el Parlamento canadiense. Con 58 años de edad, Vickers ha dedicado la mitad de su vida al servicio de Gendarmería real y es la primera vez que ejerce la violencia, afirmó su hermano, John Vickers.

VÍCTIMA
El caporal Nathan Cirillo, de 24 años de edad, murió luego de recibir un disparo mientras montaba guardia en el Monumento Nacional a la Guerra en Canadá. El soldado formaba parte del regimiento de Highlanders de Argyll y Sutherland, en Hamilton, donde comenzó a trabajar hace más de una década. Deja  huérfano a un niño de 5 años.