• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Campaña negativa desestimula la participación electoral

La candidata demócrata por Georgia Michelle Nunn y el expresidente Bill Clinton participan en un acto de campaña para las elecciones legislativas en Atlanta (Georgia, Estados Unidos) | Foto: EFE

La candidata demócrata por Georgia Michelle Nunn y el expresidente Bill Clinton participan en un acto de campaña para las elecciones legislativas en Atlanta (Georgia, Estados Unidos) | Foto: EFE

Asistencia de votantes en comicios legislativos promedia 50% y en presidenciales llega a 60%

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Hace unos días vi la campaña sucia más asquerosa de mi vida”, se queja John Mers, presidente de los Jóvenes Demócratas del condado Fayette, el segundo más grande de Kentucky.

El dirigente busca un correo en su tableta y muestra el mensaje controversial. En él se puede ver una foto de las Torres Gemelas quemándose y la licencia de conducir estadounidense del piloto terrorista que se estrelló contra la segunda torre. Abajo dice que el candidato demócrata apoya dar licencias de conducir a los inmigrantes.

La propaganda negativa se ha convertido en una parte esencial de las campañas electorales en Estados Unidos. Llega por email o correo, se ve en televisión, se escucha en la radio y abunda en los discursos de los dirigentes políticos de los dos partidos predominantes: Republicano y Demócrata.

Mers y algunos analistas coinciden en que este fenómeno daña la imagen de los políticos y desestimula la participación en las elecciones, la cual no suele pasar de 50% en las legislativas y de 60% en las presidenciales.

“Los independientes deciden los comicios y los partidos intentan persuadirlos haciéndoles sentir miedo de su rival. Que si es poco estadounidense, que si va a controlar tu dinero. Se dice de todo”, indica Alan Litchman, historiador y profesor de la American University.

En Estados Unidos no existe una ley que regule el contenido de las campañas. Joseph Gerth, reportero de política del Courier Journal, un periódico de Kentucky, advierte que se están utilizando muchas medias verdades para confundir al electorado.

Algunos de los mensajes más negativos son financiados con lo que llaman en Estados Unidos "dinero oscuro", pues proviene de organizaciones que no revelan la identidad de las personas que les están dando recursos. Ese tema ha generado mucha controversia y algunos grupos están pidiendo que se regule, aunque todavía están lejos de tener éxito.

Otros, como Jim Stanbury, director del Partido Republicano en el condado Jefferson, el más grande de Kentucky, defienden este financiamiento. “El dinero es una forma de expresión. Algunos hablan así por los republicanos y otros por los demócratas. No se puede coartar la libertad de expresión”, argumenta el dirigente.