• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cameron remodela el Gobierno con la mirada en Escocia

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron / AFP

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron / AFP

El liberaldemócrata Michael Moore fue despedido como ministro para Escocia, cuando queda menos de un año para la consulta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro británico, David Cameron, puso este lunes en marcha una remodelación del Gobierno con la mirada puesta en el referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014, que incluye el nombramiento como ministro para Escocia de un político visto como más combativo ante ese plebiscito.

Tras concluir la temporada de los congresos de los partidos, el "premier" conservador sorprendió al mundo político al despedir hoy en un reajuste al liberaldemócrata Michael Moore como ministro para Escocia, cuando queda menos de un año para la consulta.

Las tres principales formaciones británicas - conservadores ("tories"), laboristas y liberaldemócratas- hacen campaña para mantener la unión con Escocia, pero el ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, busca la plena independencia porque cree que habrá más prosperidad.

Moore, diputado por la circunscripción escocesa de Berwickshire, Roxurgh y Selkirk, era una figura clave en el Gobierno de coalición formado por conservadores y liberaldemócratas, pues estuvo al frente de las negociaciones con Salmond sobre la consulta que se celebrará el 18 de septiembre de 2014.

Ahora Moore ha sido sustituido por el también liberaldemócrata Alistair Carmichael, un fuerte defensor de la permanencia de Escocia en el Reino Unido y de las ventajas económicas de mantener este vínculo, sellado en 1707 a través de la llamada Acta de Unión.

Carmichael, diputado por la circunscripción escocesa de Orkney y Shetland, se ocupaba hasta ahora de mantener la disciplina parlamentaria de su partido, el tercero del país, y es considerado por los analistas como un político combativo a la hora de hacer campaña por el "no" a la independencia de Escocia.

Tras conocerse la sustitución, el líder de los liberaldemócratas y viceprimer ministro Nick Clegg no descartó un posible retorno de Moore al Gobierno, pero consideró que era necesario un perfil distinto, con "experiencia diferente" de cara a la consulta.

Clegg explicó que Moore ocupó la cartera en un momento "crítico" y supo hacer frente a los "desafíos" con "eficacia".

Por su parte, el propio Moore defendió la decisión de Cameron al afirmar que el país vive "un momento sumamente importante" en la política escocesa y agradeció haber tenido la posibilidad de defender la permanencia de Escocia en el Reino Unido.

Se espera que la campaña por el referéndum cobre fuerza en los próximos meses y de momento las encuestas no muestran una clara victoria de Salmond en favor de la independencia.

Con excepción de Moore, la remodelación del primer ministro afecta a miembros del Gobierno de menor rango, especialmente de la cartera del Tesoro, una de las más importantes dado que el Ejecutivo de coalición aplica una serie de medidas de austeridad para salir de la crisis.

Entre los cambios figura el del conservador Sajid Javid, que pasa de ocupar un puesto de bajo rango en el Tesoro a ser responsable de toda el área financiera del mismo ministerio, mientras que el secretario de Estado para Irlanda del Norte, el "tory" Mike Penning, ha sido nombrado secretario de estado de Trabajo y Pensiones.

Asimismo, la experiodista conservadora Esther McVey ha sido promocionada al pasar de ocupar un puesto júnior en el Ministerio de Trabajo y Pensiones a ser nombrada secretaria de Estado de esa misma cartera, con plena responsabilidad del empleo.

El diputado conservador Matthew Hancock ha sido nombrado secretario de Estado para Habilidades y Empresa; la liberaldemócrata Susan Kramer pasa a ocupar la secretaría de Estado de Transporte y el conservador Hugh Robertson es el nuevo secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Mientras, al igual que Cameron y como manera de iniciar el año político, el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, se dispone a efectuar una remodelación del llamado "gabinete en la sombra".