• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cameron dice que el referéndum en Crimea es "ilegal" y no será reconocido

David Cameron | Reuters

David Cameron | Reuters

A sugerencia del líder de la oposición, Ed Miliband, Cameron aceptó que se podría plantear una exclusión definitiva de Rusia del G8, volviendo a la estructura del G7

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy en la Cámara de los Comunes que el referéndum que la región autónoma ucraniana de Crimea celebrará el día 16 para decidir sobre su anexión a Rusia es "ilegal, ilegítimo y no será reconocido por la comunidad internacional".

En una comparecencia ante los diputados para informar de los esfuerzos para resolver la crisis en Ucrania, Cameron subrayó que esa consulta, convocada por el Gobierno prorruso de Crimea, no puede ser legal "porque no hay una campaña adecuada" y está llena de soldados rusos.

El líder conservador reiteró que Rusia ha quebrantado de forma "flagrante" la legislación internacional al "violar la integridad territorial" de Ucrania, lo que calificó de "indefendible", y volvió a advertir de que "habrá consecuencias", que podrían suponer sanciones económicas.

En este sentido, explicó que, con Estados Unidos y sus socios europeos, se ha acordado un plan en tres fases con medidas a corto y más largo plazo para responder a la incursión militar de Rusia en el territorio de Crimea, cedido a Ucrania por Moscú en 1954.

La primera fase, precisó, fue la suspensión de los preparativos para la cumbre del G8, prevista en Rusia para el próximo junio, y el boicot parcial de los Juegos de Sochi, así como la suspensión de las negociaciones para un nuevo acuerdo de visados y cooperación militar.

También se ha propuesto el establecimiento de un grupo de trabajo para facilitar el diálogo entre los gobiernos de Moscú y Kiev, al que el primero no reconoce.

A sugerencia del líder de la oposición, Ed Miliband, Cameron aceptó que se podría plantear una exclusión definitiva de Rusia del G8, volviendo a la estructura del G7.

En una segunda fase, prosiguió Cameron, se verá la congelación de activos y la prohibición de viaje a rusos, mientras que la tercera etapa incluirá amplias sanciones económicas.

"Estas sanciones tendrán consecuencias para los Estados miembros (de la UE), incluido el Reino Unido, pero las consecuencias de no hacer nada serían mayores", afirmó el primer ministro.

Según un documento oficial difundido por la prensa británica, el Gobierno de Londres no era de entrada partidario a aplicar sanciones económicas a Rusia, debido al gran número de acaudalados expatriados rusos que viven en este país y la gran presencia rusa en la City, el centro financiero de Londres.

Cameron señaló que él y la canciller germana, Angela Merkel, coincidieron ayer en una reunión de trabajo en Alemania en que Rusia todavía "puede escoger el camino de rebajar la tensión" y hallar una solución diplomática a la crisis.

"Los ucranianos quieren la libertad de poder elegir su futuro y reforzar sus lazos con la Unión Europea (UE)", declaró ante los diputados Cameron, quien reiteró su apoyo al nuevo Gobierno de Kiev.

Para poder elegir el futuro, "es clave" que Ucrania lleve a cabo unas elecciones "libres y justas", para las que el Reino Unido también ofrecerá asistencia, recalcó.

Previamente a la comparecencia de Cameron, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, trató sobre la situación en Ucrania con su homólogo polaco, Radoslaw Sikorski.

Al término de la reunión en Londres, Hague reiteró su mensaje de que a largo plazo la UE debe cambiar su relación con Rusia, a fin de "reequilibrar el peso" y que Moscú tenga menos influencia.

"Esto significa que Europa debe debatir cómo variar el enfoque, entre otras cosas en política energética, para cambiar el equilibrio de pesos entre Rusia y la UE", declaró.

Sikorski indicó, por su parte, que Bruselas debe dar "un plazo de diez días" al Gobierno ruso para empezar a dialogar y rebajar las tensiones en Ucrania, tras los cuales, si no hay avances, "debe imponer sanciones" a Moscú.