• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cameron promoverá en el G8 mayor transparencia fiscal internacional

David Cameron se ha pronunciado continuamente acera del caso de Luis Suárez / BBC Mundo

David Cameron se ha pronunciado continuamente acera del caso de Luis Suárez / BBC Mundo

"Todos estamos de acuerdo en que en un mundo globalizado necesitamos un mejor intercambio de información", dijo el primer ministro británico 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro británico y presidente de turno del G8, David Cameron, afirmó hoy que promoverá en la reunión de ese grupo la próxima semana en Irlanda del Norte nuevos acuerdos para potenciar la transparencia fiscal a nivel internacional.

"Todos estamos de acuerdo en que en un mundo globalizado necesitamos un mejor intercambio de información", dijo Cameron en un encuentro en Londres con la prensa extranjera.

No obstante, matizó que "los impuestos son una cuestión de soberanía nacional, así que no se trata de que cada país no pueda ser competitivo con sus tasas".

Pocos meses después de que el Parlamento británico interrogara a directivos de multinacionales como Starbucks, Google y Amazon por sus dudosas prácticas fiscales, el jefe del Gobierno del Reino Unido quiere que el debate sobre la fiscalidad internacional tenga un peso relevante en la agenda del Grupo de los Ocho (G8), integrado por las siete principales economías mundiales más Rusia.

"Necesitamos establecer más reglas y compartir más información para que todos podamos salir beneficiados", afirmó Cameron, que puso al Reino Unido como ejemplo de esfuerzo para evitar la opacidad fiscal.

"Hemos dado pasos para firmar acuerdos con los territorios de ultramar (británicos) y esperamos que todos puedan dar esos pasos", señaló el primer ministro, quien el sábado celebrará una reunión previa a la cita del G8 a la que asistirán autoridades de Bermudas, Isla de Man y Jersey, entre otros territorios.

Cameron indicó que algunas "pequeñas jurisdicciones" deben "aceptar unas normas comunes" y acabar con su "oscuro secretismo".

Resaltó que, si bien se han hecho "grandes progresos" en la última década para compartir información fiscal entre países, el papel del G8 debe ser "dar impulso a los temas de la agenda y cristalizar una acción global".

En vísperas de que tenga lugar la cumbre del G8 en un aislado complejo hotelero de Fermanagh (Irlanda del Norte) los próximos días 17 y 18 de junio, Cameron se mostró "orgulloso" de que la reunión de alto nivel se celebre allí.

"Hace diez o veinte años habría sido impensable un G8 en Irlanda del Norte. Es una parte maravillosa de nuestro país. El proceso de paz ha transformado esa región y ahora vamos a mostrar al mundo que es un lugar dinámico y magnífico para visitar", sostuvo.

El primer ministro conservador hizo referencia, ante una pregunta, al referéndum sobre la independencia de Escocia que se celebrará en 2014 y afirmó que la región se enfrenta a "argumentos muy fuertes para permanecer en el Reino Unido".

Según Cameron, el país afronta un "reto político", y sostuvo que "no se puede tratar de ignorar las cuestiones de nacionalidad e independencia", sino que "hay que afrontarlas y dejar que la gente decida".

"El Gobierno nacionalista escocés cree en la separación del Reino Unido y dijeron que querían un referéndum. Yo dije que sí, pero con la condición de que se ajuste a la legalidad y sea claro, con una sola pregunta", añadió el primer ministro.

Cameron apuntó asimismo que su intención no es servir de ejemplo a otros países y que él no es quien "debe decirle a los españoles cómo deben afrontar esas cuestiones".

El jefe del Ejecutivo británico explicó también que antes de convocar el referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europa, al que se ha comprometido si resulta reelegido en 2015, debe primero negociarse un acuerdo para lograr una UE más "abierta y flexible".

Para Cameron, que ha recibido críticas desde sus propias filas por su postura respecto a la Unión Europea, las negociaciones deben permitir que el Reino Unido "se sienta bien" dentro de la UE y "luego la gente decidirá", afirmó.

El "premier" británico subrayó que ambas consultas, sobre la UE y la independencia de Escocia, son cuestiones "distintas" que no repercutirán la una en la otra.

Afirmó, además, que las incertidumbres sobre la deuda soberana de los Estados de la zona euro deben resolverse en el seno de la Unión: "Es un problema de los países del euro lidiar con su moneda", señaló.