• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cameron entiende y apoya decisión de Obama sobre Siria

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron / AFP

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron / AFP

Cameron renunció el jueves a participar en esa operación militar tras perder una votación en la Cámara de los Comunes, que rechazó la posibilidad de que el Reino Unido se implicase en el ataque contra el régimen siri

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que "entiende y apoya" la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de pedir autorización del Congreso antes de lanzar un ataque militar contra Siria.

Cameron renunció el jueves a participar en esa operación militar tras perder una votación en la Cámara de los Comunes, que rechazó la posibilidad de que el Reino Unido se implicase en el ataque contra el régimen sirio de Bachar al Asad.

"Entiendo y apoyo la posición de Barack Obama sobre Siria", indicó hoy el "premier" conservador en su cuenta de la red social Twitter, poco después del mensaje de Obama en la Casa Blanca.

En otro tuit, el ministro británico de Exteriores, William Hague, calificó como "un buen discurso" el realizado hoy por el presidente Obama sobre Siria.

El presidente de Estados Unidos aseguró hoy que está "listo" para atacar Siria en cualquier momento, pero agregó que buscará la autorización del Congreso antes de llevar a cabo cualquier acción militar en ese país.

Obama, que ha dado por probado que el régimen de Bachar al Asad fue el responsable del presunto ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco, dijo que la operación será limitada e irá dirigida contra "objetivos del régimen sirio".

Por estrecho margen (285-272), los Comunes rechazaron el jueves en Londres la posibilidad de que el Reino Unido se implicase en una intervención militar por el rechazo de la oposición laborista, a los que se unieron 30 diputados conservadores y 9 liberaldemócratas, socios de Cameron en el Gobierno.

El primer ministro británico había sido uno de los grandes defensores de ese ataque al régimen sirio en respuesta a su supuesto uso de armas químicas contra civiles, que considera un "crimen de guerra" y un "crimen contra la humanidad".

Desde que comenzó el conflicto en Siria, en marzo de 2011, más de 100.000 personas han perdido la vida, según cifras de Naciones Unidas.