• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cambio de ministros acaba con pedido moción de censura a gabinete de Humala

Ollanta Humala, presidente de Perú, junto a su nuevo gabinete | Foto EFE

Ollanta Humala, presidente de Perú, junto a su nuevo gabinete | Foto EFE

5 ministros fueron removidos de sus cargos para favorecer el diálogo entre gobierno y oposición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tras la remodelación del gabinete del presidente de Perú, Ollanta Humala, las principales fuerzas de la oposición confirmaron hoy que ya no presentarán en el Congreso la moción de censura que anunciaron contra la primera ministra, Ana Jara, al considerar que los cambios suponen un avance.

Aún así, los movimientos aprista y fujimorista todavía no confirmaron si asistirán a la siguiente sesión de marzo del diálogo nacional con todas las fuerzas políticas, convocado este mes por Jara con el objetivo de fortalecer la institucionalidad.

En tanto, el mandatario peruano reconoció hoy haber escuchado a la población con la remodelación del gabinete, que era reclamada por la oposición y con la que se pretende aliviar la tensión política que afronta el país en las últimas semanas.

El jefe de Estado aceptó este martes las renuncias de Daniel Urresti en el Ministerio del Interior, de Eleodoro Mayorga en el de Energía y Minas, de Carmen Omonte en el de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, y la de Daniel Figallo en el de Justicia y Derechos Humanos.

Asimismo, Fredy Otárola renunció al ministerio Trabajo y Promoción del Empleo y juramentó en la cartera de Justicia.

Entre los salientes se encuentra el ministro más popular, Daniel Urresti, que empezó a figurar en los sondeos como probable candidato del oficialismo a las elecciones presidenciales de 2016, pero que tuvo duros cuestionamientos por su manejo de la cartera de Interior y los enfrentamientos verbales que mantuvo con la oposición.

Tras los cambios, Humala dijo que le interesa fortalecer el diálogo nacional con los partidos iniciado el pasado 9 de febrero y al que asistieron líderes y representantes de 15 agrupaciones políticas, aunque no la del ex presidente Alan García, del Partido Aprista, ni la de Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, las dos principales fuerzas opositoras del país.

Humala destacó que, en el marco de esos encuentros, "se han venido tomando acuerdos por consenso" y que "ese es el valor del diálogo, a pesar que algunos no crean en él".

El gobernante hizo referencia con esas palabras a los apristas y fujimoristas, que condicionaron su participación en el diálogo a cambios en el gabinete de Jara.

El legislador aprista Mauricio Mulder comentó, a RPP Noticias, que la remodelación del gabinete "es un paso adelante del Gobierno".

"No es al cien por ciento, pero va en función de crear un ambiente de gobernabilidad y entendimiento", indicó Mulder.

"En el Apra estamos dispuestos a hacer todo lo posible para generar confianza en el ámbito económico y en el ámbito político" con el fin de que la campaña electoral del 2016 tenga una transición democrática "imparcial", agregó.

Otros dirigentes del Partido Aprista, como Jorge del Castillo y Omar Quezada, criticaron hoy el diálogo planteado por el Gobierno con una veintena de organizaciones políticas y sociales porque con esa cantidad de representantes no se puede abordar una agenda sobre seguridad, empleo, salud, y crecimiento.

En tanto, el portavoz de Fuerza Popular, Héctor Becerril, declaró a RPP que su grupo ya no presentará la moción de censura contra Jara porque los cambios atendieron "el clamor popular".

Sobre la posibilidad de acudir al diálogo político, Becerril indicó que lo decidirán con su líder, Keiko Fujimori.

Por su parte, el legislador oficialista Teófilo Gamarra confió en que "no exista justificación ni excusa para evadir el diálogo" con el Ejecutivo.

Gamarra opinó que los cambios de ministros permitirán "generar y tender puentes" hacia la oposición para trabajar en los temas urgentes para el país.

El legislador de Concertación Parlamentaria, Carlos Bruce, declaró al Canal N que "Ana Jara sale fortalecida (con los cambios)" porque la censura "pierde peso y pasa a un segundo lugar".

El Gobierno de Humala afronta en las últimas semanas una andanada de críticas, que van desde la Ley Laboral Juvenil ya derogada, hasta acusaciones de presunto espionaje a sus opositores, así como insinuaciones de proteger al empresario Martín Belaunde, exasesor de campaña del mandatario peruano y quien pidió refugio en Bolivia mientras las autoridades lo requieren por presuntos casos de corrupción.

En su despedida del Ministerio del Interior, Urresti dijo que verá "de qué manera en el futuro" podrá "seguir contribuyendo" al país y acusó a Alan García y a Keiko Fujimori de despotricar contra su gestión.