• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cámara baja de EE.UU. aprueba polémico oleoducto Keystone y lo envía a Obama

La ley espera la firma del presidente Barack Obama | Foto EFE

La ley espera la firma del presidente Barack Obama | Foto EFE

Economistas y científicos, entre ellos algunos premios Nobel, han instado al presidente a que vete el proyecto por considerarlo peligroso para el medio ambiente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Cámara baja de EE.UU. aprobó hoy por una amplia mayoría el polémico proyecto para la construcción del oleoducto Keystone XL, último paso para enviar la propuesta a la mesa del presidente Barack Obama, que ha dicho que lo vetará ante la falta aún de todos los informes de impacto ambiental necesarios.

La votación se saldó con votos 270 a favor y 152 votos en contra, respaldada por la cómoda mayoría de la oposición republicana en la Cámara baja del Congreso.

Todos los legisladores republicanos votaron a favor, excepto el congresista por Michigan, Justin Amash; mientras que 29 demócratas se sumaron al apoyo del oleoducto.

La votación se saldó sin sorpresas, ya que, si bien se esperaba que los republicanos sacaran el proyecto adelante sin problemas, no contaban con los 290 votos necesarios para eludir el veto presidencial.

La propuesta había sido aprobada previamente en el Senado, por lo que ahora pasa directamente al presidente Obama, que en última instancia tiene la autoridad de aprobar o denegar la construcción del oleoducto porque cruza fronteras internacionales y quien tiene un margen de diez días para vetarla, como ya ha prometido en varias ocasiones.

El oleoducto Keystone XL transportaría unos 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido desde la provincia canadiense de Alberta a diferentes lugares del país, incluidas refinerías de Texas en el golfo de México y un centro de distribución en Oklahoma.

Obama ha repetido en numerosas ocasiones que está esperando a que sean emitidas todas las revisiones y evaluaciones de impacto medioambiental, ya que fundamentalmente su apoyo depende de los efectos climáticos y ambientales de la construcción del oleoducto.

Economistas y científicos, entre ellos algunos premios Nobel, han instado al presidente a que vete el proyecto por considerarlo peligroso para el medio ambiente; mientras que la industria petrolera y la oposición republicana han argumentado que este proyecto creará puestos de trabajo y aumentará la seguridad energética.