• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El seguro de la discordia

La empresa privada enfrenta la incertidumbre de si podrá costear los seguros de sus empleados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estados Unidos 48,6 millones de estadounidenses están sin cobertura médica

El mundo estuvo en vilo durante 16 días esperando a que demócratas y republicanos llegaran a un acuerdo presupuestario para lograr reabrir el gobierno de Estados Unidos. No era para menos. El fracaso en las negociaciones, según la calificadora Standard & Poor´s,  hubiese causado una crisis peor que la ocasionada por el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en 2008, considerado como el inicio de la Gran Recesión y cuyas consecuencias aún se sienten en el mundo.

 

En el centro de la disputa estaba la nueva reforma sanitaria conocida como Obamacare. Un grupo de 40 republicanos en el Congreso y pertenecientes al Tea Party, condicionaban la aprobación del presupuesto y el alza del endeudamiento a la postergación o modificación de elementos fundamentales de la medida.

Luego de un acuerdo alcanzado in extremis, el presidente Barack Obama firmó a la medianoche del miércoles el acuerdo aprobado por el Congreso, lo que evitó el cese de pagos, pero que igual llegó a costarle a su administración 24 millardos de dólares.

 

Emilio Figueredo, ex embajador de Venezuela ante la ONU, expuso que el origen de la crisis se atribuye a esa minoría radical entre los diputados republicanos del Tea Party, que busca hacer oposición a la agenda de Obama. "En esos regímenes, una minoría puede bloquear al gobierno, lo que, además, muestra que se está dando un cambio de paradigma en la política, pues antes era pragmática y se ha vuelto ideológica", dijo.

La ley. En Estados Unidos 48,6  millones de personas no cuentan con un seguro médico y las aseguradoras privadas cobran altas primas, excluyen enfermedades crónicas y condiciones preexistentes.

La Ley de Atención Sanitaria Asequible, mejor conocida como Obamacare, aunque no busca cambiar directamente el sistema privado, hará que la cobertura sanitaria para los ciudadanos sea obligatoria, garantizará prestaciones mínimas y subsidios a las personas con menos recursos así como multas a quienes infrinjan en la norma.

Los beneficios. La medicina privada es predominante en Estados Unidos pero el gobierno cuenta con dos programas del Estado: Medicaid para atender a las personas de menos recursos y Medicare, para brindar  asistencia a los mayores de 65 años. Ambos son sistemas de financiación federal y obligatorios pero con atención de parte de instancias privadas.

Según datos del portal web del Ejecutivo ObamaCare Facts, actualmente 15,7% de la población carece de programas de salud pero Obamacare, que entró en vigor de manera parcial el 1 de octubre, buscará disminuir ese porcentaje.

Para el año que viene el gobierno prevé que cada ciudadano cuente con un programa y quienes incumplan se expondrán a multas de hasta 2,5% de su salario. Las personas que ya tienen planes de salud podrán continuar con los mismos ya que la reforma no tiene como objetivo reemplazar las aseguradoras privadas sino aumentar la competencia y reducir la prima. Para ello están creando un mercado paralelo gestionado por el gobierno federal en el que los ciudadanos podrán seleccionar el plan que más les favorezca a través de Internet, correo, teléfono o en persona. Las aseguradoras, además, no podrán negar a los ciudadanos que opten por un seguro privado la cobertura ni cobrar primas mayores por una condición preexistente.

Las críticas. Los inmigrantes sin papeles y otros grupos minoritarios no serán cubiertos por los planes. Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán que proporcionar a su nómina seguros a partir de 2015, al igual que las compañías de 25 o más empleados con sueldos por debajo de los 40.000 dólares, por esto muchas están disminuyendo las horas de trabajo así como el número de contratados para no tener que pagar los planes. Argumentan que no pueden costear más gastos dentro de su presupuesto, lo que ha causado temor entre empleados de bajos ingresos que se verán doblemente afectados por tener que recortar sus ganancias y pagar obligatoriamente pólizas.

Como ejemplo, The Guardian publicó que la cadena de tiendas de ropa Forever 21 dijo el mes pasado a su personal que la mayoría pasarán de trabajar tiempo completo a tiempo parcial. La empresa negó que la medida tuviese algo que ver con el Obamacare, sin embargo, le ayudará a evitar el mandato en virtud de la legislación. Por la misma razón, a principios de este mes Seaworld, que opera 11 parques de entretenimiento a través del país, bajó el límite de horas para sus empleados de 32 a 28 .

Alejandro Bello

Médico

Alejando Bello, de 50 años de edad, nació en Cuba donde estudió Medicina con especialidad en traumatología. Ejerció la profesión en Venezuela durante 10 años y actualmente está en Miami trabajando como enfermero superior para una aseguradora mientras tramita su equivalencia. “El problema en Estados Unidos es que la medicina es curativa, no preventiva. Se espera a que la persona se enferme y se cobra más por curarla. No hay una política de mantener a la gente sana”, afirmó.

Mayumi del Rey

Evaluadora de seguro

Mayumi del Rey, una venezolana de origen cubano, es evaluadora de seguros en Miami. A pesar de que su compañía cubre parte de su póliza tuvo que renunciar a ese programa porque le resultaba excesivamente costosa la prima, por eso ahora está aplicando para los seguros del gobierno. “La incertidumbre es para la empresa privada ya que probablemente tengan que aumentar sus gastos para cubrir obligatoriamente los seguros de sus empleados”, expresó con preocupación.