• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La CIDH pone de relieve el "nexo entre pena de muerte y raza" en EE UU

La audiencia giró en torno al caso de Cooper, un afroamericano condenado por el asesinato en 1983 de una pareja de 41 años, la hija de estos y un amigo de la pequeña, y que, según sus abogados, fue injustamente inculpado pese a las muchas pruebas que apuntaban a que el crimen fue cometido por tres individuos blancos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La CIDH instó hoy a EE UU a hacer frente al "nexo entre pena de muerte y raza" que hace más probable que los miembros de minorías sean condenados a la pena capital, en una audiencia sobre el caso de Kevin Cooper, un afroamericano que lleva casi tres décadas en el corredor de la muerte en California.

Rose Marie Antoine, una de los siete miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aseguró que "hay un nexo entre raza y pena de muerte que casi no enfrenta oposición, especialmente en Estados Unidos".

"Estamos muy preocupados por ello en la Comisión", subrayó Antoine durante el 149 periodo de sesiones del organismo, dedicado a la defensa de los derechos humanos en las Américas.

La audiencia giró en torno al caso de Cooper, un afroamericano condenado por el asesinato en 1983 de una pareja de 41 años, la hija de estos y un amigo de la pequeña, y que, según sus abogados, fue injustamente inculpado pese a las muchas pruebas que apuntaban a que el crimen fue cometido por tres individuos blancos.

"El estado (de California) no sólo retuvo pruebas durante el proceso, también las destruyó y las colocó intencionadamente para incriminarle", aseguró el abogado de Cooper, Norman Hile.

Cooper estuvo a punto de ser ejecutado en 2004, pero finalmente la sentencia quedó bloqueada a la espera de nuevas pruebas, en un caso que conmocionó al estado y provocó la movilización de líderes sindicales, actores, religiosos y miembros del Parlamento Europeo.

La defensa del reo cree que el Estado de California podría programar una nueva ejecución para la primavera de 2014, por lo que pidió a la CIDH que se pronuncie sobre la posible violación del derecho al debido proceso de Cooper.

"Ustedes tienen el poder de decir a Estados Unidos que mi convicción violó los derechos humanos. Pueden decirle al Gobierno que necesito un nuevo juicio, libre de interferencias", señaló el propio Cooper en una grabación de audio reproducida en la audiencia.

La CIDH emitió en agosto de 2011 medidas cautelares en el caso de Cooper, en las que pedía a EE.UU. que suspendiera la ejecución hasta que la Comisión hubiera examinado el caso y decidido si se habían violado los derechos del reo.

Hile pidió a la Comisión que se pronuncie "lo antes posible" sobre ello porque considera que la opinión del organismo puede ser clave en sus esfuerzos "para convencer al gobernador" de California, Jerry Brown, de firmar una petición de clemencia para Cooper.

"Si Estados Unidos ejecuta a Kevin Cooper, estará cometiendo otra violación al arrebatarle la vida, después de que ya se le hayan negado los derechos a la no discriminación, a un juicio justo y al debido proceso", alertó Hile.

La representación del Gobierno de EE UU en la audiencia no emitió respuesta alguna, dado que, según argumentaron, no tuvieron suficiente tiempo para preparar la audiencia debido a la paralización del Gobierno durante más de dos semanas este mes.

La Comisión lamentó esa falta de respuesta y consideró que hay "pocas excusas" para ello dado que el caso lleva décadas abierto, en palabras de Rose Marie Antoine.