• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

CIDH se instala en Brasilia para analizar caso contra Estado colombiano

El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), el peruano Diego García-Sayán / EFE

El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), el peruano Diego García-Sayán / EFE

El juez peruano Diego García-Sayán, presidente de la CIDH no hizo alusiones a ese caso al inaugurar el período de sesiones, pero reafirmó el compromiso de ese tribunal con los derechos humanos "en todas sus vertientes"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) inauguró hoy en Brasilia su 49ª período de sesiones extraordinarias, en el que celebrará dos audiencias sobre la cruenta toma del Palacio de Justicia colombiano en 1985.

El juez peruano Diego García-Sayán, presidente de la CIDH no hizo alusiones a ese caso al inaugurar el período de sesiones, pero reafirmó el compromiso de ese tribunal con los derechos humanos "en todas sus vertientes".

En ese sentido, explicó que, así como la corte hace 25 años se abocó en sus inicios a casos de torturas, desaparecidos políticos y otros propios de tiempos de dictaduras, hoy tiene una agenda mucho más amplia que llega a abarcar cuestiones indígenas o asuntos sobre la propiedad de la tierra.

Sobre el juicio por la toma del Palacio de Justicia colombiano sólo explicó que el tribunal celebrará dos audiencias en Brasilia entre martes y miércoles, que serán las últimas de la fase oral del proceso, en el que espera dictar sentencia el año próximo.

El caso se refiere a lo ocurrido el 6 y el 7 de noviembre de 1985 desde el momento en que el hoy disuelto Movimiento 19 de Abril (M-19) ocupó el Palacio de Justicia en la capital colombiana.

Ese día 6 unos 35 miembros del grupo guerrillero coparon e hicieron rehenes a una 350 personas en el edificio de los tribunales en Bogotá, el cual fue recuperado al día siguiente por las Fuerzas Armadas mediante una cruenta acción en la que murió un centenar de personas y en la que desaparecieron doce personas.

El caso fue remitido el año pasado a la CIDH por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual consideró que las autoridades colombianas nunca hicieron los esfuerzos necesarios para investigar las supuestas violaciones de los derechos humanos ocurridas durante aquellos hechos.

Según explicó García-Sayán, las sesiones que se celebrarán en la capital brasileña servirán para que los juristas y la sociedad de este país comprendan el funcionamiento del tribunal, que "no es una corte extranjera, sino una corte de todos los americanos", subrayó.

Durante la ceremonia de inauguración, el ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, leyó un mensaje de la presidenta del país, Dilma Rousseff, quien no pudo asistir al acto porque está hoy en visita oficial en Perú.

Rousseff consideró que la CIDH se ha convertido en un "factor fundamental" para el fortalecimiento democrático de América y que representa "el compromiso del continente" con "la defensa de la democracia, del Estado de Derecho y de los derechos humanos", que son "parte fundamental del ejercicio democrático".

La presidenta afirmó que Brasil, desde que recuperó la democracia en 1985, tras 21 años de dictadura, "pasó a comprometerse con los derechos humanos" y se incorporó gradualmente a todos los organismos del sistema interamericano volcados a "defender las libertades".

Destacó además el "importante papel" que la CIDH cumple en especial para los países latinoamericanos y su trabajo en favor de la "búsqueda de la verdad y el restablecimiento de la memoria histórica", sobre todo relacionada con los tiempos de dictaduras.

En el caso de Brasil, Rousseff recordó que su Gobierno creó una "Comisión de la Verdad", que desde hace dos años intenta establecer la "verdad histórica" sobre la represión política mientras duró la dictadura.

Debido a una amplia amnistía dictada por el régimen militar en 1979, que benefició a torturadores y perseguidos y está todavía en vigor, esa comisión tendrá un papel limitado y sus conclusiones no permitirán procesar a ningún implicado.

No obstante, esa comisión será "un paso importantísimo" para que "todo aquello que ocurrió, no ocurra nunca más", dijo en su mensaje Rousseff, quien durante la dictadura pasó más de dos años en la cárcel y sufrió torturas por su oposición al régimen.

El 49ª período de sesiones extraordinarias de la CIDH tiene en su agenda, además de las dos audiencias sobre el caso colombiano, la celebración de un seminario sobre derechos humanos, que el jueves próximo servirá para clausurar la cita del tribunal en Brasilia.