• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Brasil puso a prueba su sistema de seguridad para el Mundial en el Maracaná

En el estadio de Maracaná en Río de Janeiro se jugará la final de la Copa del Mundo. Ya está listo para el torneo | AFP

En el estadio de Maracaná en Río de Janeiro se jugará la final de la Copa del Mundo. Ya está listo para el torneo | AFP

a presencia de 50.000 hinchas en una final entre dos históricos rivales en el mismo estadio en que se disputará la final del Mundial fue aprovechada por el Ministerio de Justicia para experimentar los planes de seguridad, de desplazamiento de hinchas, y de escolta de delegaciones y de autoridades que serán adoptados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Brasil aprovechó el clásico de este domingo en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, en el que el Flamengo se consagró campeón carioca tras empatar 1-1 con el Vasco da Gama, para poner a prueba el sistema planeado para garantizar la seguridad durante el Mundial 2014, que comienza el 12 de junio próximo.

La presencia de 50.000 hinchas en una final entre dos históricos rivales en el mismo estadio en que se disputará la final del Mundial fue aprovechada por el Ministerio de Justicia para experimentar los planes de seguridad, de desplazamiento de hinchas, y de escolta de delegaciones y de autoridades que serán adoptados.

El "ejercicio preparatorio" fue comandado por la Secretaría Extraordinaria de Seguridad para los Grandes Eventos, el organismo del Ministerio de Justicia responsable por garantizar la seguridad durante el Mundial, informó la Presidencia de la República en un comunicado.

El objetivo era "evaluar y orientar las acciones implementadas con el fin de perfeccionar el desempeño de las fuerzas de seguridad para el Mundial", según el comunicado de la Presidencia.

En el operativo de este domingo participaron agentes de la Policía Militarizada, de la Policía Civil, de la Policía de Carreteras, de la Policía Federal, del Cuerpo de Bomberos y de la Guardia Municipal, así como militares de las Fuerzas Armadas y de la Fuerza Nacional de Seguridad.

Toda la operación fue coordinada desde el Centro Integrado de Comando y Control, que reúne a comandantes de todas las fuerzas de seguridad participantes, como está previsto para el Mundial.

En el ejercicio fueron utilizados todos los equipos adquiridos por el Gobierno para garantizar la seguridad durante el Mundial, como la Plataforma de Observación Elevada y el Centro Integrado de Comando y Control Móvil, que son camiones adoptados con sistemas de comunicaciones, vigilancia por cámaras y plataformas integradas de inteligencia.

"Esta tecnología ya viene siendo usada en las diferentes sedes del Mundial y forma parte del legado" que le quedará a Brasil tras la competición de la FIFA, según la nota de la Presidencia.

Según el comunicado, otro ejercicio similar será realizado el 26 de abril próximo en la Arena Pantanal, el estadio mundialista de la ciudad de Curitiba, durante un partido entre el Luverdense y el Vasco da Gama, en el Campeonato Brasileño de segunda división.

Igualmente están programadas pruebas el 3 de mayo en la Arena das Dunas, en la ciudad de Natal, en un partido entre el América y el ABC, y el 10 de mayo en el estadio Beira-Río de la ciudad de Porto Alegre, en un compromiso entre el Internacional y el Atlético Paranaense, del Campeonato Brasileño.

La seguridad en la Arena Corinthians, el estadio de la ciudad de Sao Paulo aún en construcción, será experimentada el 17 de mayo en un partido entre el Corinthians y el Figueirense, y en el Estadio Nacional, de Brasilia, un día después en un partido entre el Botafogo y el Goiás, igualmente del Campeonato Brasileño.

El operativo planeado por el Gobierno brasileño para garantizar la seguridad del Mundial 2014, que prevé la movilización de 170.000 policías y soldados e inversiones por 1.900 millones de reales (unos 801 millones de dólares), es el mayor ya realizado para un campeonato de la FIFA.

En la operación participarán 150.000 miembros de los diferentes cuerpos de policía y de las Fuerzas Armadas, así como 20.000 agentes de seguridad privada, conocidos como "stewards" y que actuarán dentro de los estadios.