• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

En Brasil falleció otra joven por incendio en discoteca

Entierro de una de las víctimas del incendio ocurrido una discoteca brasileña | EFE

Entierro de una de las víctimas del incendio ocurrido una discoteca brasileña | EFE

Driele Pedroso Lucas estaba internada en un hospital del estado de Río Grande do Sul, y murió hoy debido a graves problemas pulmonares provocados por la inhalación de gases tóxicos durante el incendio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El fallecimiento de una joven de 23 años, confirmado hoy por las autoridades, elevó a 241 el número total de víctimas de un incendio ocurrido la madrugada del pasado 27 de enero en la discoteca Kiss, en la ciudad brasileña de Santa María.

Driele Pedroso Lucas estaba internada en el Hospital Madre de Dios de la ciudad de Porto Alegre, capital del estado de Río Grande do Sul, y murió hoy debido a graves problemas pulmonares provocados por la inhalación de gases tóxicos durante el incendio, informaron fuentes de ese centro médico.

El incendio se desató durante la madrugada del pasado 27 de enero en la citada discoteca, en momentos en que se calcula que había en el local entre 800 y 900 personas, pese a que su capacidad no debía sobrepasar las 600.

Según sostiene la policía, el siniestro se originó cuando uno de los miembros de la banda Gurizada Fandangueira, que actuaba en ese momento en la discoteca, encendió una bengala que prendió fuego a una espuma fijada en el techo y utilizada como aislamiento sonoro.

El día del incendio se confirmó la muerte de 235 personas, en su mayoría alumnos de la Universidad Federal de Santa María, mientras que el resto de las víctimas falleció luego en hospitales.

Según las autoridades, aún 16 personas permanecen ingresadas en centros médicos de Santa María y Porto Alegre y, como ocurrió en la mayoría de los casos, sufren serios problemas respiratorios.

Desde el mismo día de la tragedia, los dos dueños de la discoteca Kiss y dos miembros del grupo Gurizada Fandangueira están detenidos de forma preventiva por su presunta responsabilidad en el incendio, que fue el peor ocurrido en Brasil en unos 50 años.