• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Brasil y España fortalecen su relación con la visita de Rousseff

Dilma Rousseff y Mariano Rajoy / AFP

Dilma Rousseff y Mariano Rajoy / AFP

La mandataria manifestó hoy en una rueda de prensa conjunta en Madrid con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que la relación bilateral está en "un momento muy prometedor"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Brasil y España viven una fase de fortalecimiento de sus relaciones económicas y empresariales producto del "momento excepcional" que atraviesan en lo político, materializado en la visita oficial efectuada hoy a España por la presidenta Dilma Rousseff.

La mandataria manifestó hoy en una rueda de prensa conjunta en Madrid con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que la relación bilateral está en "un momento muy prometedor" y destacó la posibilidad de ampliar y diversificar los flujos comerciales y estimular la participación de las pymes en este proceso.

Muestra de ese dinamismo es el intercambio comercial entre los dos países, que alcanzó los 8.004 millones de dólares el año pasado, con exportaciones brasileñas por 4.705 millones de dólares y de España a Brasil por 3.299 millones de dólares.

Este año, a pesar de la crisis en Europa, el comercio bilateral ha mantenido un ritmo similar y hasta octubre Brasil había exportado a España bienes y servicios por 3.128 millones de dólares, mientras que las exportaciones españolas al gigante suramericano sumaban 2.953 millones de dólares.

"Tenemos una relación muy intensa, que está en un momento excepcional", dijo a Efe el embajador de España en Brasil, Manuel de la Cámara, que acompaña en Madrid la visita de Rousseff.

Más allá de la corriente comercial, Brasil es para España un socio estratégico por el dinamismo de su economía, que ha escalado hasta el sexto lugar en el mundo, por el tamaño de su mercado de más de 190 millones de habitantes y por el peso que tiene el país en las cuentas de las grandes empresas españolas.

"Las relaciones van muy bien, como no podía ser de otro modo", manifestó el embajador al recordar que España es el segundo país que más invierte en Brasil, después de Estados Unidos, y que Brasil también es el que más inversiones españolas recibe en el exterior, después del Reino Unido.

El monto acumulado de la inversión española en Brasil es de cerca de 47.000 millones de euros (unos 59.700 millones de dólares).

Cabe destacar que la fuerte presencia empresarial española en Brasil no es consecuencia de un movimiento de capitales al calor de la crisis sino que obedece a la confianza que desde hace más de dos décadas las compañías del país ibérico han depositado en el suramericano.

A las grandes empresas que desembarcaron en Brasil en los años 90, como Telefónica, el Banco Santander, Repsol, Endesa e Iberdrola, entre otras, le han seguido pequeñas y medianas, movimiento que puede continuar por el interés brasileño en tener participación española en las grandes obras de infraestructura que acometerá en los próximos años para la celebración del Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, principalmente.

En su intervención del pasado sábado en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz, Rousseff destacó las "grandes obras en Brasil, en materia de logística y transportes, en la producción y distribución de energía, en la exploración de petróleo y gas, en la red de comunicaciones, además de importantes inversiones en el área social".

Según la mandataria, esos proyectos "requieren que aseguremos un ambiente económico favorable a las empresas socias", entre las que citó especialmente "a España, a Portugal y, sobre todo, a los países latinoamericanos".

Un proyecto que despierta especial interés en los dos países es el de la construcción y operación del tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo, cuyo edicto de convocatoria finalmente se publicará el 26 de este mes, después de varios aplazamientos.

"El tema de las infraestructuras con los proyectos que se harán en Brasil en los próximos años en vías férreas, autopistas, aeropuertos es de mucho interés para nuestras empresas", explicó el embajador.

Las concesiones ferroviarias, incluida la del tren de alta velocidad pueden llegar a 91.000 millones de reales (unos 43.750 millones de dólares), mientras que el presupuesto para la modernización de carreteras y autopistas asciende a 42.000 millones de reales (unos 20.192 millones de dólares).

Según varios analistas, Brasil también tiene interés en la participación de empresas españolas en estos grandes proyectos porque el modelo ferroviario que quiere implantar es igual al del país europeo, que cuenta con empresas especialistas en esta área como Renfe, Ineco y Talgo, entre otras.

"Nuestras economías están tan absolutamente conectadas que todo lo que sea mayor crecimiento de la economía de Brasil para nosotros es fundamental", concluyó el embajador español.