• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Tribunal Supremo autorizó nuevos juicios en el caso del Mensalao

José Dirceu, ex jefe de gabinete de Lula da Silva, fue objeto de burla de quienes protestaron frente a la corte / AFP

José Dirceu, ex jefe de gabinete de Lula da Silva, fue objeto de burla de quienes protestaron frente a la corte / AFP

La decisión salva a José Dirceu, ex jefe del gabinete del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue acusado por corrupción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Supremo Tribunal Federal de Brasil autorizó nuevos juicios en el mayor proceso de corrupción en la historia del país, una decisión interpretada por muchos como un retroceso en los esfuerzos por erradicar la impunidad de los políticos en la principal economía de América Latina.

La decisión por escaso margen podría salvar temporalmente de la cárcel al jefe de gabinete del ex presidente Luiz Inácio Lula de Silva, José Dirceu, el acusado de mayor perfil en un escándalo de compra de votos en el Congreso conocido como o mensalão (la gran mensualidad).

El Supremo Tribunal Federal decidió por 6 votos a favor y 5 en contra realizar nuevos juicios para los condenados que habían recibido al menos cuatro votos por la absolución.

El juicio del mensalão, iniciado hace nueve meses, era considerado un hito en una nación notoriamente tolerante con la corrupción de la clase política. A ojos de muchos brasileños, las condenas transformaron al Supremo Tribunal en la única institución comprometida con el combate a la impunidad y servía de esperanza para depurar las instituciones marcadas por el amiguismo y el robo de cuello blanco.

Los nuevos juicios dilatarán la resolución del escándalo que estalló en el 2005, durante el primer gobierno de Lula.

Además de Dirceu, la decisión beneficia a 11 políticos y empresarios condenados por corrupción, formación de cuadrilla y lavado dinero. Incluso algunos podrían resultar absueltos.

Entre ellos figura el presidente del Partido de los Trabajadores, José Genoino, y el ex Tesorero Delúbio Soares.

Aunque Lula y su sucesora, la presidenta Dilma Rousseff, no fueron salpicados por el caso, la corrupción política fue uno de los detonantes de las masivas protestas que derrumbaron en junio la popularidad de la mandataria, de la que se ha venido recuperando paulatinamente pero podrían recrudecer con el Mundial de Fútbol de 2014.

Y la decisión de permitir nuevos juicios a los acusados del mensalão podría, potencialmente, sacar nuevamente a los brasileños a las calles. Un centenar de manifestantes protestaron frente a la corte.