• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Boston sigue paralizado por la tormenta de nieve

Un hombre remueve nieve en Times Square en Nueva York/ EFE

Un hombre remueve nieve en Times Square en Nueva York/ EFE

 El temporal amenazó con perjudicar hasta 60 millones de personas y obligó a cancelar 6.500 vuelos en la costa este de Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

CLIMA Nueva York y Washington, las menos afectadas

 

Las ciudades de Nueva York y Washington esquivaron ayer lo peor de la tormenta de nieve que paralizó parte de la costa este de Estados Unidos, mientras que los estados del noreste del país y ciudades como Boston se vieron más afectadas por el temporal.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que la tormenta fue "menos destructiva" de lo que se habían previsto, a la vez que anunció una serie de medidas para volver a la normalidad en NuevaYork. La prohibición del tráfico de vehículos que estaba vigente desde el lunes en esta ciudad y sus alrededores fue levantada a primera hora de ayer, informaron fuentes oficiales.

Cuomo y el alcalde de la ciudad, Bill De Blasio, dispusieron la prohibición de circulación de vehículos que no fueran de emergencia desde las 11:00 pm hora local del lunes por la fuerte tormenta de nieve que se agudizaba. La prohibición se mantiene en el condado de Suffolk. Mientras que en Boston la nieve cubrió completamente las calles e incluso sepultó los autos aparcados.

Aunque para la ciudad de Nueva York se esperaba una precipitación que dejara al menos medio metro de nieve, los indicadores de zonas como Central Park registraron 16 centímetros de nieve, y en Washington el nivel llegó a 2,5 centímetros.

En Boston se registraron 45 centímetros de nieve.

Las autoridades decretaron el lunes estado de emergencia en Nueva York, Nueva Jersey, Rhode Island, Nueva Hampshire, Connecticut y Massachusetts, pero en algunas zonas la medida ya fue levantada.

Estados Unidos se había preparado para una tormenta que, según las previsiones metereológicas, amenazaba con afectar hasta 60 millones de personas y obligó a cancelar 6.500 vuelos.