• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bolivianos celebran con sus muertos el Día de los Difuntos

Personas celebran el Día de los Difuntos en un cementerio de El Alto, Bolivia | AFP

Personas celebran el Día de los Difuntos en un cementerio de El Alto, Bolivia | AFP

En el camposanto Villa Ingenio en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, unos 200.000 deudos, de mayoría indígena, llegaron hasta los nichos y sepulturas de sus familiares que partieron al más allá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con música, comida y rezos, miles de bolivianos se congregaron en cementerios del país para celebrar el "Día de los Difuntos", una creencia prehispánica de que sus seres queridos fallecidos los visitaron durante unas 24 horas, entre el sábado y el domingo.

Esta antigua tradición acontece entre el 1 y 2 de noviembre, fiesta católica que evoca a Todos los Santos y el Día de los Difuntos.

En el camposanto Villa Ingenio en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, unos 200.000 deudos, de mayoría indígena, llegaron hasta los nichos y sepulturas de sus familiares que partieron al más allá.

La población total de El Alto bordea los 800.000 habitantes, por lo que la movilización de gente al lugar es abrumadora.

Allí, sobre una superficie aproximada de diez hectáreas, los vivos comparten la comida que fue del agrado del fallecido, escuchan su música, rezan y suelen finalizar la velada con el consumo de bebidas alcohólicas. Ni siquiera importa la cercanía de un vertedero municipal, de donde emana un olor nauseabundo.

También se come en abundancia pan con formas humanas, llamadas 'tanta-wawas', la voz aymara que significa "niños de pan".

La creencia, que nace en tiempos precolombinos, es que desde mediodía del sábado hasta mediodía del domingo, las almas del mundo paranormal se funden con el terrenal. Se reciben las almas en los domicilios, con rezos y comida, y se las despide en los camposantos.

La solemnidad es tal en Bolivia que se declara feriado nacional, pero al caer este año en domingo el descanso se traslada al lunes.

Sin importar razas sociales o condiciones económicas, la práctica se repite en la mayoría de los cementerios de Bolivia.

El director para el fomento de interculturalidad del municipio de La Paz, Marcelo Fernández, explicó que la festividad religiosa-pagana "es una costumbre que se remonta a la época prehispánica. Se arma una mesa-altar, en las que una serie de objetos adquieren determinados significados, como la 'tanta-wawa', que es el pan con forma antropomorfa y que representa a los difuntos".

Una investigación de la socióloga Ángela Riveros, de la ONG privada Programa de Investigación de Bolivia (PIEB), dice que el origen del Día de los Difuntos "proviene de las prácticas prehispánicas de sacar a los muertos en el ciclo agrícola de noviembre".