• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bolivia ve como un "avance importante" la disculpa ofrecida por ministro español

José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores de España / EFE

José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores de España / EFE

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que Bolivia aún está molesta por la negativa del ministro español a precisar si recibió o hizo alguna llamada a EE UU durante el incidente del pasado 2 de julio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, consideró hoy que es un "avance importante" que el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, se disculpara por cualquier malentendido en torno al incidente ocurrido al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales.

En una entrevista con Efe, Romero valoró la disculpa emitida hoy por Margallo, pero aseguró que Bolivia aún está molesta por la negativa del ministro español a precisar si recibió o hizo alguna llamada a EE UU durante el incidente del pasado 2 de julio.

"Nos parece un avance, un avance importante, porque en un primer momento no habíamos visto siquiera una apertura a poder calificar lo que había sucedido", dijo Romero a Efe.

El ministro se refería a la voluntad expresada hoy por Margallo de pedir disculpas a Morales si cree que ha habido "algún malentendido" con la retención que sufrió en Viena, y en particular con la actuación del embajador español en Austria, Alberto Carnero.

"Ahora bien, el canciller García Margallo ha señalado también que si hubo o no inducción o intervención de uno u otro país a alguno de los cuatro países europeos involucrados, eso lo dejaba como secreto de sumario", subrayó Romero, que representa hoy a Bolivia en una reunión en la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Y nos parece que hubiera sido innecesario acudir a esa categoría si es que no hubiera habido una inducción, en este caso de Washington", agregó.

Bolivia mantiene que Estados Unidos presionó a España, Francia, Italia y Portugal para que dificultaran el paso del avión de Morales, ante la sospecha de que en él viajaba el extécnico de la CIA Edward Snowden, buscado por EE.UU.

"Para nosotros las cosas han quedado claras y bueno, habrá que esperar que cada país actúe de acuerdo a la lealtad de sus principios y de acuerdo a la lealtad sobre todo con las normas del derecho internacional", indicó Romero.

El ministro habló también sobre la posibilidad planteada por el propio Morales de cerrar la embajada estadounidense en La Paz.

"Obviamente que a nadie le gusta la idea de cerrar embajadas. No es una forma de relacionarse con los países que está dentro de nuestra concepción, pero si realmente hay un afán político de agredirnos, pues tendríamos que evaluar este extremo", apuntó.

Romero no descartó que Bolivia decida recurrir a la propuesta que hizo hoy el embajador de Nicaragua ante la OEA, Denis Moncada, quien instó a los países del continente a "analizar si existen condiciones apropiadas para continuar realizando la Cumbre Iberoamericana y la Cumbre de la Unión Europea y América Latina y el Caribe".

"Dependiendo de los resultados de la resolución (de la OEA), obviamente se puede acudir a otro tipo de mecanismos de presión ante las estructuras y organismos organizativos de la comunidad internacional", dijo Romero.

"Pero el mensaje es que esto no puede quedar como una anécdota. Tiene que sentarse algún precedente, tiene que definirse una reacción en bloque, y en ese sentido tomamos el mensaje de Nicaragua", añadió.

Romero habló con Efe cuando los embajadores ante la OEA seguían negociando los términos de la resolución, que en su versión original expresaba una "condena" a la actuación de los países europeos y en una segunda, que aún está sujeta a cambios, se ha eliminado ese término para hablar simplemente de "rechazo" al incidente.

El ministro consideró que ese texto puede ser suficiente para Bolivia, pese a la falta de condena explícita.

"Un rechazo ya es una definición significativa para, por lo menos desde el punto de vista moral, expresar nuestro agravio frente a estos países", afirmó.

"Lo importante es que una palestra internacional tan importante como la OEA ha respondido rápidamente a nuestra petición de analizar el tema. Hemos sido muy claros, contundentes y transparentes y hemos escuchado también una voz enérgica, unánime diría yo, de condenar cualquier acción de vulneración a la normativa internacional", dijo.

Pese a las negociaciones que aún continúan sobre la resolución y a que "hay países que quieren flexibilizar los términos", Romero estimó que "los razonamientos" de la OEA "van en el espíritu" de los que emitieron los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en su reunión del pasado jueves en Cochabamba (Bolivia).

"Nos parece importante sentar un precedente de que los organismos internacionales se pronuncien -señaló-. No nos estamos queriendo poner en posición de jueces, pero tampoco podemos aceptar que la dignidad de nuestros países y nuestros jefes de Estado sea pisoteada".

"Debe haber un rechazo a esa acción porque no tiene paralelo después de 1945, cuando concluye la Segunda Guerra Mundial; no hay una acción que haya agredido a un jefe de Estado como esta", continuó.

Pidió, además, que los países europeos expliquen "por qué se tomó esa decisión en bloque", algo que "debe permitir reconducir algunas acciones que definen países que se sienten superpoderosos frente al resto de la comunidad internacional".