• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bolivia niega corrupción en obras denunciada por fuerza opositora

El vicepresidente del país, Álvaro García Linera, replicó la acusación hecha por Unidad Nacional (UN) de que en conjunto las tres obras estratégicas se construyen con un sobreprecio global de 382 millones de dólares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno de Bolivia negó hoy las denuncias de corrupción hechas por un partido de oposición acerca de tres proyectos millonarios financiados por el Estado en los sectores de petroquímica, transporte de pasajeros y azucarero.

En una declaración de prensa, el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, replicó la acusación hecha por Unidad Nacional (UN) de que en conjunto las tres obras estratégicas se construyen con un sobreprecio global de 382 millones de dólares.

La planta petroquímica de Bulo Bulo (centro), que producirá urea y amoniaco, está a cargo de la empresa coreana Samsung, el teleférico entre las ciudades vecinas de La Paz y El Alto es construido por la austriaca Doppelmayr y el ingenio azucarero San Buenaventura por la empresa china Camc.

García Linera dijo que el empresario Samuel Doria Medina, líder de la UN, "ha emitido un conjunto de falsedades, de mentiras y de tergiversaciones" con sus denuncias.

El dirigente opositor señaló que en la petroquímica hay un sobreprecio de casi 170 millones de dólares; en el teleférico, de 130 millones, y en la fabrica de azúcar, de 80 millones.

Doria Medina concluyó que hay un proceso de "hipercorrupción" tras comparar el valor del teleférico en Bolivia con uno que se construyó en la ciudad colombiana de Medellín, la planta de Bulo Bulo con la infraestructura Latrobe de Australia y el ingenio de San Buenaventura con el Aguí de la región de Santa Cruz.

García Linera replicó que las comparaciones se hicieron sin considerar detalles técnicos y costos y, en los hechos, la denuncia compara cosas distintas, "manzanas con papas".

Como ejemplo, dijo que el teleférico de Medellín tiene 267 cabinas con una capacidad anual potencial de 29 millones de pasajeros, mientras que el de La Paz-El Alto tendrá 443 cabinas con una capacidad de 36 millones potenciales usuarios.

El ingenio de San Buenaventura tendrá una mayor capacidad de producción frente a la fábrica Aguaí de Santa Cruz y la petroquímica de Bolivia usará gas, mientras que la que se hizo en Australia funcionará con carbón mineral, indicó el vicepresidente.