• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bill Clinton

Bill Clinton | Foto: EFE

Bill Clinton | Foto: EFE

Tras su discurso los analistas se preguntaron si Clinton era uno de los grandes presidentes de EE UU. Creemos que no hay duda sobre esto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La intervención del ex presidente Bill Clinton en la convención demócrata, celebrada en Charlotte, Carolina del Norte, parece haber marcado la gran diferencia en esta campaña por la Presidencia de Estados Unidos. Estadista de especial talento y autoridad, y un jefe de Estado que dejó indudables conquistas a su paso por la Casa Blanca, que se mantiene vigente en la política internacional y que es una referencia contemporánea, Clinton mostró una vez más su lealtad al pueblo de Estados Unidos y su franco respaldo al presidente Barack Obama.

Mientras los ex presidentes republicanos se mantuvieron ajenos y reticentes con la candidatura de Mitt Romney, Obama le pidió a Clinton que oficiara en la convención demócrata, y confió en el ex presidente la misión de postularlo. Un éxito, sin duda.

El discurso dio pie para que los analistas se preguntaran, como lo hizo The Washington Post, si Clinton era uno de los grandes presidentes de Estados Unidos, o sea, a la altura de Washington, Jefferson, Madison, Lincoln o los Roosevelt. Creemos que no hay duda sobre esto, y ya es hora de que se le reconozca así.

"Quiero a Obama como próximo presidente de Estados Unidos y lo postulo para ser el candidato demócrata", expresó el ex presidente a poco de comenzar su discurso. Un discurso que tuvo como meta la defensa de la política económica de Obama. Pero no fue una defensa lo que hizo, sino un elogio ferviente del hombre que aspira a culminar su rescate de la economía. Obama, expresó Clinton, les devolverá la prosperidad a los norteamericanos.

El orador habló de esta manera: "Cuando Obama llegó al poder se encontró con una economía en crisis. Ninguno de sus predecesores, ni siquiera yo, podríamos haber reparado el daño que encontró en solo cuatro años. Ha echado los fundamentos y tiene derecho, por tanto, de recoger los frutos de estas políticas y consolidarlas. Obama ­dijo­ creará millones de nuevos y buenos empleos".

Clinton comprende perfectamente la incertidumbre prevaleciente en algunos sectores, estimulada por el desempleo. Pero Obama ha demostrado marchar por el camino indicado. Y tiene un récord. Ha creado alrededor de 500.000 empleos. Recuperó, por ejemplo, la industria automotriz que estaba en el borde del precipicio cuando llegó a la Casa Blanca, y rescató 1 millón de puestos de trabajo. En el camino de la recuperación, Obama garantiza la creación de una economía moderna y equitativa.

Refiriéndose a los republicanos, Clinton expresó con énfasis: "Quieren volver a implantar las medidas que nos metieron en problemas. Pretenden rebajar los impuestos a los ricos, y reducir las partidas destinadas a la clase media y a los pobres". Planteó la gran disyuntiva: "Tenemos que decidir qué clase de país queremos. Un país en el que cada uno defiende lo suyo, como sostienen los republicanos, o un país en el que el Gobierno colabora con todos para que la prosperidad sea compartida, como prefieren los demócratas".