• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Berlusconi testifica en juicio Mediaset

El ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi | Reuters

El ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi | Reuters

Restó declaración de forma voluntaria, según explicaron los medios de comunicación italianos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi compareció ante el Tribunal de Milán en el juicio de apelación por el caso Mediaset, en el que está acusado de fraude fiscal, y se declaró "totalmente ajeno" a los hechos que se le imputan.

"En el período 2002/2003 en el que se me atribuyen los hechos yo era presidente del Gobierno italiano y no me ocupaba de derechos televisivos", declaró el político conservador ante los jueces.

Berlusconi prestó declaración de forma voluntaria, según explicaron los medios de comunicación italianos, antes de que la acusación formulara su solicitud de pena.

Se espera, según las mismas fuentes, que en esa solicitud los fiscales pidan una confirmación de la condena emitida en primera instancia a 'Il Cavaliere' en este proceso, que era de cuatro años de cárcel y entre 3 y 5 años de prohibición del desempeño de cargos públicos.

Berlusconi manifestó estar "asombrado" por esa condena y señaló que la sentencia "fue una gran error".

"En lugar de recibir una medalla de oro del Estado por haber dado trabajo a 56.000 personas he sido condenado a cuatro años de cárcel y a la interdicción de cargos públicos", lamentó Berlusconi.

Pese a la condena en primera instancia, el político conservador podrá beneficiarse de la ley sobre indultos 241 de 2006, por la que se le condonarán tres de los cuatro años de prisión, mientras la pena de inhabilitación para cargos no empezará a contar hasta que la sentencia sea firme, tras un eventual paso por el Tribunal Supremo.

El caso Mediaset se refiere a la compraventa de los derechos de transmisión de películas estadounidenses por parte del grupo audiovisual, propiedad de Berlusconi, entre 1994 y 1999, bajo la sospecha de un aumento artificial del precio real de los derechos para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Los magistrados cifran además en 17.500 millones de liras en 2000; en 6,6 millones de euros en 2001; unos 4 millones de euros en 2002 y unos 2 millones de euros en 2003 la cantidad de dinero objeto de esa "evasión muy considerable" en la que participó Berlusconi.

En este juicio, estaban también imputados el presidente de Mediaset, Fedele Confalonieri, quien quedó absuelto en primera instancia, y el productor estadounidense de origen egipcio Frank Agrama, considerado el "socio oculto" del ex primer ministro y condenado a 3 años de prisión.

La adquisición de los derechos por valor de 470 millones de euros para el grupo empresarial Fininvest al que pertenece Mediaset se realizó a través de dos sociedades extranjeras, la Principal Network Communication y la Principal Network, y de otros intermediarios, entre ellos Agrama.

Los jueces estimaron que ese sistema permitió a Mediaset, el grupo audiovisual italiano al que se le vendieron después esos derechos comprados a las productoras estadounidenses, inflar los costes y crear así "fondos ocultos" para evadir al fisco italiano.

El juicio, que se inició en 2006 y que sufrió numerosas interrupciones, se reanudó en febrero de 2011 tras varios meses suspendido por la llamada ley del "legítimo impedimento", escudo judicial del que se sirvió Berlusconi cuando ocupaba la jefatura del Gobierno y que quedó parcialmente invalidado.