• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Berlusconi anuncia su intención de ser sucedido como líder de Forza Italia

Silvio Berlusconi | Foto EFE

Silvio Berlusconi | Foto EFE

Forza Italia atraviesa un momento de debilidad política, enfrascado en luchas internas e incapaz de recuperar la confianza de sus votantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi anunció hoy su intención de ser sucedido al frente de su actual formación, Forza Italia (FI), que a su vez podría cambiar de nombre y regenerarse como movimiento político para recuperar la confianza de sus votantes.

"Será un movimiento que abrazará a todos los moderados italianos. No será liderado por mí, sino por un sucesor mío", afirmó Berlusconi, condenado en firme a cuatro años de prisión por fraude fiscal por el "Caso Mediaset", pena que fue rebajada a un año por una ley de indultos y que ya cumplió.

Preguntado por quién será este nuevo líder, el "exCavaliere" respondió a la televisión italiana Canal 21 que aún baraja los nombres de "dos o tres personas" y matizó que su sucesor no será elegido en ningún caso por primarias.

"No habrá primarias en Forza Italia", zanjó Berlusconi, porque "la historia ha enseñado que los grandes líderes como (Alcide) De Gasperi, (Bettino) Craxi o Berlusconi nunca fueron elegidos en primarias".

Forza Italia atraviesa un momento de debilidad política, enfrascado en luchas internas e incapaz de recuperar la confianza de sus votantes.

Además, ha perdido apoyos e influencia política después de que la relación entre Berlusconi y el actual primer ministro, Matteo Renzi, se rompiera tras la elección de Sergio Mattarella como presidente de la República.

Aunque de corrientes ideológicas contrapuestas, ambos líderes mantuvieron en el último año una alianza conocida como "Pacto del Nazareno" y destinada a agilizar la tramitación parlamentaria de las reformas con las que Renzi pretende cambiar Italia.

Sin embargo, este pacto tocó a su fin con la elección del jefe del Estado, el pasado 31 de enero, cuando Renzi propuso a su candidato de forma unilateral y sin consensuarlo con Berlusconi.