• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Benedicto XVI recibió en el Vaticano al presidente de Benin

Benedicto XVI / EFE

Benedicto XVI / EFE

El Pontífice y Boni Yayi hablaron a solas durante veinte minutos en la Biblioteca Privada del Pontífice

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Benedicto XVI recibió en audiencia al presidente de Benin, Thomas Boni Yayi, ante quien subrayó la importancia de las culturas locales africanas y de la Iglesia para educar a los ciudadanos en la paz y la reconciliación, informó el Vaticano.

El Pontífice y Boni Yayi hablaron a solas durante veinte minutos en la Biblioteca Privada del Pontífice y durante el coloquio constataron las "cordiales relaciones" entre la Santa Sede y Benin.

El Obispo de Roma y el mandatario africano recordaron el viaje de Benedicto XVI a Benin el pasado año (del 18 al 20 de noviembre) y destacaron la "positiva contribución de la Iglesia Católica al desarrollo del país".

Ese viaje fue el segundo de Benedicto XVI a África y el motivo del mismo fue la firma, publicación y entrega a los prelados africanos de la Exhortación Apostólica (documento final) del Sínodo de Obispos para África celebrado en 2009 en el Vaticano.

"Durante el coloquio también se subrayó el valor de las culturas locales en África y la importancia de la Iglesia en la educación para la paz y la reconciliación y se analizó la situación en el continente africano", añadió el Vaticano en la nota.

Tras la audiencia con el Papa, Boni Yayi se reunió con el Secretario de Estado ("primer ministro" de la Santa Sede), cardenal Tarcisio Bertone, y el "subsecretario de Exteriores", el prelado Ettore Balestrero.

Thomas Boni Yayi es también desde enero de este año presidente de la Unión Africana.

Esta es la segunda reunión que mantiene el Papa en pocos días con un mandatario africano, después de que el pasado día 16 recibiera en el Vaticano al presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara.

Con Ouattara analizó la situación en el país africano y ambos coincidieron en que el diálogo y la reconciliación nacional son "las únicas vías para favorecer la unidad y el desarrollo" de esa nación.

Costa de Marfil vivió en 2011 una grave crisis desatada por unos ajustados comicios electorales, tras los cuales el expresidente Laurent Gbagbo se negó a traspasar el poder a Ouattara. Más de 3.200 personas murieron en los enfrentamientos.