• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Barril de la OPEP bajó a menos de 25 dólares por primera vez desde 2003

Foto: Archivo El Nacional

Foto: Archivo El Nacional

La caída está impulsada por la desaceleración de China, cuya sed de materias primas impulsó los precios en años anteriores, así como el exceso de oferta petrolera en los mercados. Además, se agrega el levantamiento de las sanciones petroleras a Irán 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El barril de crudo de la OPEP bajó por primera vez desde 2003 de los 25 dólares, al venderse el pasado viernes a 24,74 dólares, 26 centavos menos que la jornada anterior, informó hoy el grupo petrolero en Viena.

La cotización del "oro negro" de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) enlazó su quinta bajada consecutiva y se sitúa en el punto más bajo desde mayo de 2003.

Desde que el pasado 4 de diciembre los ministros de la OPEP exhibieran su división en Viena y no fueran capaces de pactar un techo de producción común, el valor de su barril de referencia se ha desplomado un 35 %.

El precio medio del crudo de la organización -que representa el 40 % de las extracciones petroleras del mundo- se situó en 2015 en 49,49 dólares; mientras que en lo que va de 2016 el valor es de 27,73 dólares.

La presión bajista está impulsada por la desaceleración de China, cuya sed de materias primas impulsó los precios en años anteriores, así como el exceso de oferta petrolera en los mercados.

A esa situación se agrega el levantamiento de las sanciones petroleras a Irán, decididas este fin de semana por la comunidad internacional tras haber cumplido la República Islámica su parte de un acuerdo que limita el alcance de su programa nuclear.

Ante el desplome de los precios, algunos países, como Nigeria, han solicitado una reunión de urgencia de la OPEP, una propuesta descartada por el momento por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Catar.

Arabia Saudita, de lejos el principal productor de la OPEP con unos 10 millones de barriles diarios, defiende la actual estrategia de bajos precios para mantener su cuota de mercado frente a productores alternativos, como el petróleo de esquisto de EE UU, cuya producción es más cara.