• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Barack Obama arranca con buen pie la carrera por la Casa Blanca

Barack Obama y Mitt Romney

Barack Obama y Mitt Romney

Expertos afirman que el Presidente fue más efectivo en la transmisión del mensaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La temperatura de la política estadounidense amenaza con reventar los termómetros una vez clausuradas las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano, actos que marcan el inicio de la campaña para los comicios presidenciales del 6 de noviembre. El presidente y candidato a la reelección, Barack Obama, parte con ventaja sobre su rival Mitt Romney por haber sido más exitoso en la movilización de sus militantes.

Demócratas y republicanos realizaron actos exitosos en Tampa, Florida, y en Charlotte, Carolina del Norte. Sus delegados escucharon discursos llenos de promesas y críticas hacia sus oponentes, pero con la economía como preocupación. En ambos actos emergieron las dos figuras escogidas. Obama y Romney, con una semana de diferencia, se dirigieron a sus audiencias conscientes de la urgencia de convencerlas.

"Ambos encuentros emocionaron a sus seguidores, pero el demócrata tuvo más éxito porque tuvo más coherencia temática y más oradores con arrastre", explicó Peri Arnold, profesor de la Universidad de Notre Dame.

"Los demócratas lo hicieron un poco mejor. Los republicanos destacaron el trabajo individual, la pequeña empresa, los peligros de un gobierno grande y los demócratas hablaron de objetivos colectivos y del papel positivo del gobierno", afirmó John Johannes, de la Universidad Villanova.

"Los republicanos presentaron su candidato y dieron testimonio de su carácter y su capacidad pero las encuestas indican que no crecieron en votantes. Los demócratas explicaron por qué Obama no ha logrado reducir el desempleo ni que la producción crezca. Hicieron un buen trabajo al decir lo mal que estaba antes la economía y cómo las políticas del Presidente están funcionando", precisó Timothy Kneeland, profesor del Nazareth College.

El primero en abrir fuegos fue Romney. El 30 de agosto aseguró que el Presidente había fracasado en lograr el cambio prometido. Culpó al gobierno de las dificultades económicas y acusó a Obama de ser incapaz de generar empleo. Prometió no aumentar los impuestos a la clase media y ejecutar un presupuesto sin déficit.

Obama reconoció que no había podido lograr todos los cambios prometidos. La mayoría de sus mensajes los dirigió a la clase media. Ofreció más educación, inversión social y empleos.

Los abanderados prometieron, pero no dijeron cómo cumplirán. "Obama fue mejor que Romney, claro, siempre es más fácil para el gobierno lanzar promesas", indicó Johannes.

"Aunque su actuación lució bien, el discurso de Romney no fue bueno; tuvo poca sustancia. El de Obama fue más exitoso y edificante, de conformidad con los objetivos para un segundo mandato, aunque faltó detallar cómo lo hará", indicó Arnold.

"Romney advirtió contra los peligros del gobierno general.

Obama fue menos inspirador; sonó más como un Estado de la Unión; sus palabras fueron menos estimulantes que las de Bill Clinton el miércoles", señaló Kneeland.

Las estrategias comienzan a desplegarse a 60 días de una elección que marcha cerrada, en la que la pelea será voto a voto. "Para los demócratas es crucial conseguir el sufragio de afroamericanos, latinos y jóvenes, que los apoyan pero que suelen votar menos que los republicanos", advirtió Arnold.

"Romney tiene a golpear muy duro el estado de la economía.

Obama debe evitar hablar de la economía y centrarse en Romney", remató Johannes.