• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Barack Obama se reunió con familiares de víctimas de ataque en Orlando

Para Obama, es importante que la comunidad internacional ayude a negociar una transición en Siria

Barack Obama

El mandatario ha calificado de “acto de terrorismo y acto de odio” el tiroteo perpetrado por el estadounidense de origen afgano Omar Mir Seddique Mateen, que había declarado su lealtad al grupo yihadista Estado Islámico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE UU, Barack Obama, se reunió este 16 de junio en Orlando con supervivientes y familiares de las víctimas de la matanza perpetrada este 12 de junio en la ciudad, además de con miembros de las fuerzas de seguridad que respondieron al peor tiroteo en la historia del país.

Menos de una hora después de aterrizar en Orlando, Obama llegó al estadio Amway Center, donde juega el equipo de baloncesto Orlando Magic, y en cuya fachada había una pantalla gigante que mostraba mensajes de condolencias a las víctimas del tiroteo, que dejó 50 muertos -incluido el autor de la masacre- y 53 heridos.

Acompañado del vicepresidente, Joseph Biden, Obama se reunió en el estadio con un grupo de supervivientes de la tragedia y de familiares de los fallecidos, que no fueron identificados por la Casa Blanca.

Antes de ese encuentro, Obama y Biden “tuvieron la oportunidad de reunirse con agentes de las fuerzas de seguridad locales para agradecerles sus acciones en respuesta al ataque en la discoteca Pulse”, según indicó la Casa Blanca.

Se espera que, en algún momento de su visita, Obama haga unas declaraciones para “dejar claro que el país está del lado del pueblo de Orlando, del lado de la comunidad LGBT en Orlando en este momento de luto”, adelantó este miércoles el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Otro portavoz de la residencia presidencial, Eric Schultz, subrayó en declaraciones a periodistas que Obama no dará un discurso extenso, sino que “ofrecerá unas pocas reflexiones personales”, y atribuyó la falta de detalles sobre la agenda a la dificultad de planear un viaje del mandatario en tan pocos días.

Obama llegó a Orlando unos minutos después que Biden, quien le recibió en la pista de aterrizaje junto al gobernador de Florida, el republicano Rick Scott; el senador demócrata Bill Nelson; el alcalde de Orlando, Buddy Dyer; y la alcaldesa de Orange County, Teresa Jacobs.

El mandatario saludó a cada uno de ellos y abrazó a Dyer, quien le enseñó una camiseta negra con una bandera de arcoiris en forma de corazón y el lema “Orlando United” (“Orlando Unido”).

El senador republicano Marco Rubio y la congresista demócrata Corrine Brown, ambos representantes de Florida, viajaron con Obama y bajaron junto a él las escaleras del Air Force One.

Obama también tiene previsto reunirse con los profesionales médicos que atendieron a las víctimas de la masacre y salvaron vidas.

El mandatario ha calificado de “acto de terrorismo y acto de odio” el tiroteo perpetrado por el estadounidense de origen afgano Omar Mir Seddique Mateen, que había declarado su lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Cuatro días después de la matanza el presidente acudió en auxilio de una ciudad que no hace sino iniciar su duelo. En Orlando y alrededores comenzaron a celebrarse las ceremonias fúnebres de las 49 víctimas de la masacre.

La primera fue, en la tarde del miércoles, la de Javier Jorge Reyes, un vendedor de 40 años de origen puertorriqueño. Una oficina de atención a los sobrevivientes del ataque y a los allegados de las víctimas fue instalada en el gran estadio local, el Camping World Stadium, y a ella han acudido decenas de personas buscando ayuda para completar los numerosos trámites administrativos de rigor.

También se multiplican los actos y concentraciones, como la velada de caridad organizada en el club gay Southern Nights la noche del miércoles y destinada a captar fondos para el personal de Pulse, la discoteca homosexual atacada el domingo. Casi en simultáneo, la iglesia Trinity convocó a una oración en favor de las víctimas. Uno de los animadores de la actividad, el carismático pastor Billy Brath, confesó haber ido en numerosas oportunidades a Pulse y se congratuló del apoyo brindado por la ciudad de Orlando a la comunidad LGTB (lesbiana, gay, bisexual y trangénero).