• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bangladesh se prepara para celebrar elecciones en un clima de violencia

Elecciones en Bangladesh | EFE

Elecciones en Bangladesh | EFE

En las últimas horas, unas 23 escuelas que iban a ser usadas como colegios electorales han ardido a manos de opositores, dijeron fuentes policiales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una huelga nacional paralizó hoy Bangladesh, convocada por la oposición, que ha llamado al boicot electoral en los comicios generales que se celebrarán mañana y que han estado precedidos por una gran violencia en las calles del país asiático.

La protesta, que se extenderá a mañana, paralizó parte del país, con comercios cerrados y enfrentamientos entre opositores y fuerzas de seguridad, de acuerdo con el portal digital local bdnews24.

En las últimas horas, unas 23 escuelas que iban a ser usadas como colegios electorales han ardido a manos de opositores, dijeron fuentes policiales a este medio.

El opositor Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) pide la cancelación de las elecciones por su desacuerdo con la creación de un Gobierno interino liderado por la gobernante Liga Awami, de Sheikh Hasina, y ha denunciado que su líder, Khaleda Zia, se encuentra bajo arresto domiciliario desde hace una semana.

La ley establecía la creación de un gobierno interino formado por todos los partidos para supervisar los comicios, pero Hasina modificó la legislación en 2011 y ahora controla el proceso electoral.

El BNP, que lidera una coalición de 18 formaciones políticas, anunció hace semanas que boicoteará los comicios, por lo que la liga Awami no tendrá rivales en 153 de los 300 escaños parlamentarios.

Además, el Gobierno mantiene detenido en un hospital a Mohammad Hossain Ershad, exdictador y líder de Jatiyo, el tercer mayor partido del país, por participar en el boicot.

Meses antes un tribunal declaró ilegal el principal partido islamista de Bangladesh, el Jamaat-e-Islami (JI), aliado tradicional de Zia, por considerar que se trata de un partido religioso que no reconoce al pueblo como la fuente del poder y que espolea la división entre comunidades.

De acuerdo con las estimaciones de los medios locales, de los 92 millones de votantes, 48 no lo harán.

Pocos analistas locales dudan de que con estas prácticas Hasina y su Liga Awami ganen de nuevo las elecciones, calificadas como "una farsa escandalosa" por su rival Zia.

Los comicios vienen precedidos por una gran violencia y enfrentamientos entre opositores y las fuerzas de seguridad que ha causado unos 150 muertos desde el anuncio de las elecciones en noviembre, de acuerdo con Human Rights Watch (HRW).

Esta organización de derechos humanos afirmó, en un comunicado, que el Gobierno de la Liga Awami debe poner fin a la represión de los líderes y activistas de la oposición y crear las condiciones para la celebración de unos comicios libres, mientras Estados Unidos y la Unión Europea rechazaron enviar observadores a las elecciones.

El Ejército de Bangladesh ha desplegado 50.000 soldados para mantener el orden en las elecciones, una petición de la Comisión Electoral, que prolongará durante 15 días.

Bangladesh atraviesa uno de sus momentos más violentos desde su sangrienta independencia.

En esta legislatura el Gobierno creó un tribunal especial para juzgar los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra de 1971, en la que Bangladesh se independizó de Pakistán, del que hasta entonces era su región oriental.

Desde comienzos de 2013 una decena de personas, en su mayoría octogenarios líderes islamistas pero también dos líderes del BNP, han sido condenados a penas de muerte y prisión, lo que ha desatado violentas protestas y causado cientos de muertos.

La tensión suele intensificarse en los periodos electorales en este superpoblado país, con 150 millones de habitantes, pobres indicadores de desarrollo, graves problemas medioambientales y muy fragmentado políticamente.

Los continuos episodios de violencia y la incapacidad de los partidos de contenerla llevaron en 2007 a instaurar durante casi dos años un régimen tutelado por el Ejército bangladeshí.