• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ban: Los líderes deben "escuchar atentamente" las "quejas" de sus pueblos

Ban Ki-moon instó al gobierno a que dialogue con “los que llenan las calles”, y no hizo referencia a la Conferencia Nacional por la Paz | Foto AP

Ban Ki-moon | Foto AP

El secretario general recalcó que se trata de una situación que se da actualmente en Brasil, pero también en Europa y "en todo el mundo"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un mundo cada vez más convulso por los protestas democráticas o a favor de democracias más auténticas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recomendó hoy a los líderes mundiales "escuchar atentamente" las "quejas" de sus pueblos.

"Hemos visto muchas quejas y protestas de muchos pueblos que han salido a las calles a expresar sus frustraciones y aspiraciones", señaló Ban en una entrevista con Efe con motivo del viaje que inicia mañana a Brasil, por el inicio del Mundial de fútbol, y a Bolivia, por la cumbre del G-77.

El secretario general recalcó que se trata de una situación que se da actualmente en Brasil, pero también en Europa y "en todo el mundo". Por ello, insistió a los gobernantes a nivel nacional para que "escuchen atenta y cuidadosamente" las preocupaciones de sus ciudadanos.

Achacó el fenómeno a que el mundo está viendo "transformaciones muy rápidas", especialmente en las comunicaciones y la tecnología, que hacen que las expectativas de los pueblos de tener "una gobernanza más transparente se hayan hecho mucho más intensas"

Ban, quien también habló de lo que significa el Mundial para Brasil y de la importancia del G-77, habló también sobre la guerra civil en Siria, el conflicto en Ucrania y el reciente anuncio de abdicación del rey de España y del papel de este país en la ONU.

El secretario general emprenderá viaje en la noche del miércoles hacia Brasil, a donde llegará el jueves para asistir a la ceremonia de inauguración del Mundial de fútbol.

Señaló que es "consciente" de los problemas plantados por el pueblo brasileño sobre la organización del torneo, y dijo que le han asegurado que no incidirá "en los proyectos para cambios económicos y sociales".

"El deporte es un evento muy importante que puede unir el pueblo, puede jugar un papel muy importante en la paz y el desarrollo", añadió.

Sin embargo, Ban se mostró diplomáticamente cauto acerca de cuál es su favorito para ganar el Mundial, pues "como secretario general de la ONU, debería ser neutral e imparcial", si bien no dejó de reconocer que "mi corazón se acelerará cuando juegue el equipo coreano".

Tras Brasil, Ban se desplazará a Santa Cruz (Bolivia) para participar en la cumbre del Grupo de los 77 y China, que reúne a muchos países en desarrollo y no alineados, y que conmemora su 50 aniversario.

El secretario general alabó el "liderazgo" del presidente boliviano, Evo Morales, en la organización de la cita, y destacó la importancia del G77, pues sin "la participación activa y el compromiso" de ese grupo "sería difícil encontrar consenso en importantes cuestiones sobre el desarrollo", señaló.

"Bolivia es uno de los países importantes en Latinoamérica, cuyo liderazgo es ahora muy importante para el G77", afirmó Ban Ki-moon, para quien la cita de Santa Cruz llega en un momento clave para dar forma a la agenda de desarrollo post-2015 y adoptar antes del final del próximo año un acuerdo global sobre el clima.

Ban destacó que se reunirá durante su gira con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y con la jefa del estado chileno, Michelle Bachelet, con la que trabajó activamente durante el período de esta última como primera directora ejecutiva de ONU Mujeres, precisamente a propuesta del secretario general.

Sobre Siria, dijo que la próxima semana discutirá en Ginebra con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, los nuevos pasos diplomáticos en el conflicto sirio, especialmente la selección de un nuevo enviado especial internacional.

Ban afirmó que no quiere que haya "una larga vacante" en ese puesto tras la renuncia del diplomático argelino Lajdar Brahimi, quien lo dejó en mayo ante la falta de progresos en las negociaciones para poner fin a la guerra civil en Siria.

Añadió que para nombrar pronto un nuevo representante internacional está "consultando con las partes implicadas y con socios clave", entre ellos el vicepresidente iraní, Eshaq Jahangiri, con el que se reunirá en Santa Cruz, también para tratar las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

"He recibido varias recomendaciones de varios países y tengo algunos nombres" dijo sobre el posible nuevo enviado especial, aunque eludió darlos hasta que haya una decisión sobre uno de ellos.

Ban urgió de nuevo al régimen sirio y a las fuerzas de la oposición para que dejen de buscar una solución militar al conflicto, ya que es "una falsa esperanza", y retornen a la mesa de negociaciones.

Acerca de Ucrania, el secretario general se mostró "esperanzado" por las palabras del nuevo presidente de ese país, Roman Poroshenko, durante su reciente toma de posesión, así como por su reunión con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

"Eso es lo que he estado urgiendo a Putin y a los líderes de Ucrania, que los líderes se reúnan y traten de reducir la tensión en el país y discutan todas las cuestiones de forma pacífica", añadió.

También recalcó que ha insistido a Poroshenko que "extienda la mano a todo el pueblo de Ucrania y escuche sus aspiraciones".

Ban Ki-moon también dijo a Efe que llamó por teléfono al rey Juan Carlos de España tan pronto como supo la pasada semana de su abdicación, para expresarle su "más profunda admiración y respeto" y agradecer su apoyo a las Naciones Unidas.

El rey "fue fundamental para promover el proceso democrático en España", afirmó Ban, quien destacó el "brillante liderazgo" de don Juan Carlos, así como su apoyo clave para poner en marcha la Alianza de Civilizaciones.

El secretario general aprovechó para destacar que España, que aspira a ser elegido en octubre como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, ha sido "un fuerte apoyo de las operaciones de mantenimiento de la paz" y un ejemplo a la hora de "apoyar las políticas globales de desarrollo".

"Agradecemos mucho el continuado apoyo y compromiso del Gobierno y del pueblo español con la paz global, el desarrollo y los derechos humanos", recalcó.