• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ban dice que no recibió ninguna renuncia de Brahimi

Ban Ki-moon / REUTERS

Ban Ki-moon / REUTERS

"Voy a verle esta tarde y discutiremos nuestra estrategia. No tengo nada más que decir sobre este tema y no he recibido ninguna carta de renuncia", reiteró el diplomático surcoreano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo hoy no que no ha recibido ninguna renuncia de su representante especial y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, y espera que siga trabajando para resolver la "tragedia" en ese país.

"Hay muchas especulaciones y rumores. Lo importante es que voy a tener un encuentro bilateral con él esta tarde", afirmó Ban durante una rueda de prensa en la que subrayó que no ha recibido ninguna carta de dimisión y que no se está considerado su renuncia.

Ban, que evitó pronunciarse sobre el futuro de su representante especial, indicó que se reunirá hoy con Brahimi para ver las "opciones" que hay ante el conflicto sirio, y anunció que la próxima semana verá al secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi.

"Voy a verle esta tarde y discutiremos nuestra estrategia. No tengo nada más que decir sobre este tema y no he recibido ninguna carta de renuncia", reiteró el diplomático surcoreano ante las preguntas de los periodistas.

Por otro lado, el secretario general indicó que sigue esperando autorización del régimen de Damasco para desplegar la misión técnica que debe investigar todas las denuncias sobre un posible uso de armas químicas en ese país y pidió "flexibilidad" a las autoridades.

"El equipo de expertos está preparado para viajar y necesitan poder investigar las denuncias de todos los estados miembros", subrayó Ban, quien dijo que ha pedido "información específica" sobre las "preocupaciones" de Damasco.

El régimen de Bachar al Asad rechazó el pasado 8 de abril el envío de ese equipo técnico al considerar que la misión propuesta por Ban permite a los expertos desplegarse por todo el país, debido a presiones de otros gobiernos.

El pasado 19 de marzo se produjo un bombardeo en la aldea de Jan al Asal, en la provincia septentrional de Alepo, con un misil que incluía material químico y que causó 25 muertos, ataque del que se acusan mutuamente los rebeldes y el régimen.

Las autoridades de Damasco, así como los gobiernos de Francia y Reino Unido, han pedido a la ONU que investigue el posible uso de armas químicas en Siria, tanto por parte de los rebeldes como del Gobierno sirio.

Mientras, Ban denunció hoy que la población civil sigue pagando el precio de la guerra civil, pidió su "protección" y subrayó que la ONU hace "todo lo que está a su alcance" para llevar ayuda humanitaria a los afectados tanto dentro como fuera del país.

El secretario general insistió en que la solución para resolver la "tragedia" en ese país pasa por el diálogo, y dijo que una salida "política" es lo único que frenará el baño de sangre y permitirá una Siria "nueva y democrática".

Siria vive desde hace más de dos años una situación de guerra civil que se ha cobrado más de 70.000 víctimas, un conflicto que, según lamentó Ban, empeora "día a día" y amenaza con extenderse al resto de la región.