• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ban Ki-moon está "alarmado" por la última cadena de atentados en Irak

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon / AFP

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon / AFP

El secretario general lamentó que este tipo de violencia "atroz" es cada vez más común en Irak y urgió a las autoridades a llevar a los responsables ante la justicia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy la última cadena de atentados en Irak que dejó casi medio centenar de muertos y más de doscientos heridos.

"El secretario general está alarmado por el deterioro de la situación de seguridad en Irak", dijo hoy la oficina del portavoz de la ONU en un comunicado.

Ban condenó "en los términos más enérgicos" los últimos atentados y el aumento de la violencia sectaria en el país que busca, según denunció, destruir el tejido social de Irak.

El secretario general lamentó que este tipo de violencia "atroz" es cada vez más común en Irak y urgió a las autoridades a llevar a los responsables ante la justicia.

Ban, quien advirtió que Irak está de nuevo en una "encrucijada", extendió sus condolencias a los familiares de las víctimas y al Gobierno y deseó una pronta recuperación a los heridos.

El secretario general, que instó a los líderes políticos a asumir su responsabilidad para frenar la ola de violencia, reiteró que la ONU está lista para ayudar a las autoridades a superar la crisis.

La explosión de una quincena de coches bomba en Irak causó hoy la muerte a al menos 47 personas y heridas a más de 200, en una nueva jornada sangrienta en Irak.

Los últimos cuatro meses fueron los más mortíferos en cinco años, con un saldo de unos 3.000 muertos y 7.000 heridos, según datos de Naciones Unidas.

Solo en Bagdad estallaron hoy once coches bomba en diferentes zonas de mayoría chií en la capital iraquí, donde fallecieron 26 personas y 130 resultaron heridas.

Irak vive en los últimos meses un repunte de la violencia, que se ha intensificado desde el comienzo del mes sagrado musulmán de Ramadán el pasado 10 de julio.

Los atentados han afectado tanto a la comunidad suní como a la chií, aunque esta última ha sido con más frecuencia blanco de los ataques.