• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bachelet promete una reforma tributaria para financiar mejoras en educación

Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile y secretaria de ONU Mujeres

Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile

El actual presidente, Sebastián Piñera, ya acometió en 2012 una reforma similar para recaudar 1.000 millones de dólares anuales con ese fin

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ex presidenta de Chile Michelle Bachelet, que aspira a ser nuevamente jefa de Estado, se comprometió hoy a acometer una nueva reforma tributaria para financiar mejoras en educación si resulta elegida el próximo noviembre.

La ex mandataria (2006-2010), que deberá participar en las primarias de junio para elegir al candidato presidencial de la Concertación, ofreció hoy a Radio Cooperativa la primera entrevista desde que regresó a Chile a mediados de marzo desde Nueva York, tras haber renunciado a su cargo de directora de ONU Mujeres.

Bachelet ya anunció la semana pasada que su primer proyecto de ley buscaría avanzar hacia la gratuidad y terminar con el lucro en la educación, y hoy añadió que para eso impulsará una nueva reforma tributaria.

El actual presidente, Sebastián Piñera, ya acometió en 2012 una reforma similar para recaudar 1.000 millones de dólares anuales con ese fin.

Sobre su anterior gestión, Bachelet defendió que ella tuvo "conciencia" y "voluntad política" para reformar la educación, pero aseguró que en el Congreso no se logró el quórum necesario por la oposición de la coalición de derecha, ahora en el poder.

Durtante el Gobierno de Piñera, distintos colectivos sociales, entre ellos los estudiantes, los ecologistas y los ciudadanos de regiones aisladas, protagonizaron masivas protestas por la elevada desigualdad económica y social del país.

Bachelet admitió que "Chile ha cambiado en estos tres años". "Pero el Chile de hoy, si bien es mas moderno, más integrado en el mundo, todavía tiene deudas muy sustantivas, y a mi juicio la deuda fundamental es la deuda de la desigualdad", reiteró.

"En mi primer gobierno lo enfrenté fuertemente a través de políticas de protección social que permitieron que la pobreza bajara (del 13,7 al 11,5 %, dijo) y los niveles de desigualdad al menos no aumentaran en un contexto muy complejo", por la crisis alimentaria y financiera, defendió.

Ahora, añadió, "se requiere un conjunto de reformas más estructurales, puesto que en los 20 años de democracia hubo reformas importantes y otras que parecieron importantes pero demostraron ser insuficientes".

"Creo que hoy día hay una conciencia nacional de que hay muchos de esos desafíos que, o se enfrentan de forma profunda o no vamos lograr el objetivo deseado de un país más desarrollado, pero donde el desarrollo llegue a todos", añadió.

En las dos décadas (1990-2010) que prosiguieron al fin de la dictadura (1973-1990) gobernó en Chile la Concertación, la coalición de centroizquierda a la que pertenece Bachelet, criticada por muchos por no haber hecho cambios al sistema neoliberal que impuso Augusto Pinochet.

Por otra parte, Bachelet explicó los motivos por los que eludió responder ("paso", dijo al ser consultada) a un emplazamiento del presidente, Sebastián Piñera, que la semana pasada opinó que los ciudadanos tienen derecho a pedir cuentas a un exmandatario sobre su gestión si pretende volver a gobernar.

"Yo no he vuelto a Chile a aumentar el clima de crispación, el clima de enojo. Yo creo que un presidente tiene muchas cosas que hacer, tiene muchos problemas que enfrentar. Yo no voy a generarle al presidente mayores problemas", apuntó Bachelet, que se refirió también a los motivos que le llevaron a renunciar a una carrera internacional.

"Para mí no fue una decisión fácil. Sin embargo, las cosas se dan como se dan, y llegó un momento que yo decidí que debía responder a este tremendo afecto y confianza que los chilenos depositaban en mí", dijo la exmandataria, que figura como favorita en los sondeos.

Sobre la descoordinación que llevó a la fallida alerta de tsunami de 2010, que se cobró la vida de 181 personas, señaló que "fueron momentos muy difíciles y dolorosos" y las autoridades de la época trabajaron "a ciegas" y lo hicieron "lo mejor" que pudieron.

"Ojalá el perdón pudiera aliviar el dolor de las personas", añadió Bachelet, quien sin embargo, emplazada por la periodista, declinó pedir perdón por ello. "Si en algún momento considero que tengo que decir algo más, lo haré", zanjó.