• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Bachelet afirma que el panorama en el norte de Chile es "desolador"

Bachelet viajó de emergencia desde Santiago a Copiapó para inspeccionar la zona y coordinar el plan de ayuda | EFE

Bachelet viajó de emergencia desde Santiago a Copiapó para inspeccionar la zona y coordinar el plan de ayuda | EFE

La presidenta chilena señaló que las zonas afectadas por las inundaciones están aisladas y necesitan apoyo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó hoy que las zonas del norte del país afectadas por las inundaciones ofrecen un panorama "desolador" y dijo que es "altamente presumible" que aumente la cifra de víctimas de la catástrofe, que hasta ahora ha dejado 10 muertos y 19 desaparecidos.

"El panorama es desolador. Necesitamos apurar el tranco para llegar a localidades que aún están aisladas y que requieren nuestro apoyo", dijo Bachelet en una rueda de prensa en el Palacio de La Moneda, después de encabezar un comité de emergencia junto a varios ministros de su gabinete.

La presidenta aseguró que paulatinamente se ha recuperado la conexión por carretera y que este sábado se podrá llegar a pequeñas localidades que permanecen aisladas desde el martes pasado, cuando se registraron las inundaciones.

Las fuertes lluvias que cayeron a comienzos de semana en las regiones de Coquimbo, Atacama y Antofagasta provocaron el desborde de ríos y aluviones que arrasaron con algunos poblados y dejaron graves daños en toda la zona.

Según el último balance del operativo de emergencia, hay 4.634 damnificados y 4.427 viviendas dañadas.

Bachelet explicó que la prioridad es llegar a los sectores que siguen aislados y continuar con la entrega de ayuda humanitaria, principalmente agua y alimentos.

"Están trabajando en la zona 7.873 efectivos y se han enviado más de 273 toneladas de ayuda", sostuvo la gobernante, quien aseguró que la mayoría de hospitales que sufrieron daños ya están funcionando de nuevo.

La presidenta apuntó que la catástrofe podría haber sido "infinitamente peor" si no hubiesen existido unas piscinas que se instalaron en algunas localidades para almacenar el agua de la lluvia y que permitieron retardar la llegada de los aluviones.

Aún así, Bachelet advirtió que la cifra de muertos y desaparecidos aumentará a medida que los equipos de rescate lleguen a todas las zonas afectadas por el temporal.