• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Aznar considera que el precio político de un rescate sería muy alto

José María Aznar / EFE

José María Aznar / EFE

El ex presidente del Partido Popula dijo que España y Europa también necesitan profundizar en las reformas fiscal, energética y del sistema educativo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex presidente del Gobierno español José María Aznar dijo que España no debería "aceptar" un rescate porque el Gobierno ya está intentando aplicar las condiciones que se le impondrían en tal caso, y el "precio político" sería muy alto.

"En este momento, el rescate no es apropiado para el país porque las condiciones que se puedan establecer después serían posiblemente las mismas que ya el Gobierno intenta implementar en España", indicó Aznar en una conferencia, en el marco de un simposio organizado en Washington por el diario económico The Wall Street Journal.

En su opinión, aunque España accediera al crédito con un rescate, "el precio político, quizá económico, de aceptar el rescate será superior a las necesidades del país".

Asimismo, Aznar apuntó que la ayuda no es algo que dependa de la voluntad del Gobierno español, sino del resto de socios europeos, en especial de Alemania, que en su opinión "rechazará totalmente la posibilidad de un rescate antes de sus elecciones dentro de un año".

"Con rescate o sin rescate España necesitaba más reformas. Reformar el Estado, que se ha descentralizado excesivamente, y se ha dañado con la actual falta de cohesión. Y segundo, reformar el Estado del bienestar, que en la mayoría de países de Europa, incluido España es insostenible", aseguró Aznar.

El ex presidente, del Partido Popular, y que ahora es miembro de la junta directiva de News Corp., grupo propietario del diario The Wall Street Journal, dijo que España y Europa también necesitan profundizar en las reformas fiscal, energética y del sistema educativo.

Para Aznar, la crisis europea solo se superará con "disciplina fiscal, unión financiera y una agenda seria de reformas para el futuro. Si Europa falla en estas cuestiones, aumentará el precipicio".

"El crecimiento no es cuestión de la decisión automática de los mercados, es cuestión de buenas políticas", según el exgobernante español, que consideró que esas políticas deben combinar "flexibilidad y disciplina".