• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Avión comercial aterriza en Roma escoltado por dos cazas por falsa bomba

El comandante activó la alarma como medida preventiva cuando sobrevolaba la región de la Apulia, en el sur de Italia/ Internet

El comandante activó la alarma como medida preventiva cuando sobrevolaba la región de la Apulia, en el sur de Italia/ Internet

Las mismas fuentes añadieron que fueron los tripulantes de cabina quienes alertaron al comandante de que habían localizado una maleta que no pertenecía a ninguno de los pasajeros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un avión de la compañía aérea libanesa Middle East Airlines aterrizó hoy en el aeropuerto romano de Fiumicino después de que su comandante activara el protocolo de peligro de bomba, alertado por la presencia de un paquete desconocido a bordo y que resultó ser una falsa alarma.

El suceso tuvo lugar a primera hora de la tarde, cuando la aeronave, un Airbus A320, atravesaba el espacio aéreo italiano como parte de su trayecto entre Ginebra y Beirut, según informaron los medios locales.

Las mismas fuentes añadieron que fueron los tripulantes de cabina quienes alertaron al comandante de que habían localizado una maleta que no pertenecía a ninguno de los pasajeros.

El comandante activó la alarma como medida preventiva cuando sobrevolaba la región de la Apulia, en el sur de Italia, y, tras pedir permiso para aterrizar en Fiumicino, puso rumbo hacia la capital italiana.

A partir de ese momento el avión fue escoltado por dos cazas Eurofighter hasta el aeropuerto, donde ha sido estacionado en una zona aislada y rodeado por las fuerzas del orden.

Tras hacer descender a los 118 pasajeros y a los siete miembros de la tripulación que viajaban a bordo, los artificieros de la policía de fronteras italiana procedieron a someter a la aeronave a los controles y a las inspecciones pertinentes.

Estas operaciones han obligado a las autoridades del aeropuerto a cerrar dos pistas aledañas, lo que ha causado algunos retrasos en el tráfico aéreo durante unas tres horas.

Tras la inspección, las autoridades italianas no encontraron ningún rastro de material explosivo a bordo, por lo que permitieron el despegue de la aeronave, que se produjo en torno a las 17.30 hora local (15.30 GMT), después de que los pasajeros pasaran de nuevo los controles de seguridad.